Buenos Aires. Un fiscal de Argentina pidió al gobierno que solicite información a Turquía, Yemen y a la Corte Penal Internacional para conocer si se investiga allí al príncipe saudí Mohamed bin Salmán por presuntos crímenes de guerra y en la muerte del periodista Jamal Khashoggi y resolver si por jurisdicción universal abre una causa contra él en Argentina, donde el saudí llegó para la cumbre del G20.

Según informaron fuentes judiciales, el fiscal Ramiro González envió un dictamen al juez federal Ariel Lijo para que autorice esa petición de información al exterior que confirme el estatus legal del príncipe.

El magistrado, según las fuentes, “seguramente” acepte el pedido de González, quien inició estos trámites después de que la organización internacional Human Rights Watch (HRW) presentase esta semana ante la justicia argentina una denuncia contra Bin Salmán por presuntos delitos de lesa humanidad y pidiera que se detuviera a Bin Salmán durante la cumbre del G20.

El hombre fuerte de Arabia Saudí llegó a Buenos Aires para participar de la cumbre de del G20, que entre viernes y sábado próximos congregará a los jefes de Estado o de gobierno de las 20 mayores economías desarrolladas y en desarrollo.

La visita ha suscitado controversia al ser la primera gira al extranjero desde que se desatara la crisis por el asesinato y desmembramiento del periodista crítico Jamal Khashoggi en el consulado saudí en Estambul.

HRW consideró que como la Constitución argentina reconoce la jurisdicción universal por crímenes de guerra y torturas, las autoridades judiciales del país están facultadas a investigar y juzgar estos delitos, con independencia de dónde se cometan y de la nacionalidad de sus autores o las víctimas.