Un grupo de mujeres afganas demasiado jóvenes para recordar el mandato talibán de 1996 a 2001 están experimentando el mismo trauma relatado por sus parientes después de que el grupo retomó el control de Afganistán, llevando a la huida de miles del país.

"Volvemos a la oscuridad", dijo una de las estudiantes universitarias evacuadas a Qatar, quien describió sentimientos de ansiedad y miedo, y como otras, se abstuvo de ofrecer detalles que podrían identificarlas a ellas o sus familias en casa por motivos de seguridad.

"Está todo en las historias que oíamos de nuestros padres y nuestros abuelos, y en ese momento era una historia, pero ahora es como una pesadilla hecha realidad", dijo otra mujer.

Las cuatro que hablaron a Reuters están entre cientos de estudiantes de Afganistán, principalmente mujeres, evacuados al estado del Golfo Pérsico.

La última vez que habían ostentado el poder, los talibanes aplicaron estrictamente su interpretación ultraconservadora del islam sunita, que incluía prohibir a las mujeres ir a la escuela o trabajar.

Muchos dudan de las proclamas del grupo militante, de que esta vez los derechos de las mujeres serán protegidos bajo el marco del islam.

"Todo el mundo sabe lo dura y brutal que fue esa era", dijo a Reuters la segunda mujer, en un complejo residencial en Doha, la capital, donde se hospedan evacuados de diferentes nacionalidades.

Dijo que no creía que hubiera suficientes maestras mujeres en Afganistán para poner en vigor las clases segregadas por género que pretenden los talibanes.

El grupo de mujeres dijo que los valores del talibán les eran extraños y que no regresarían a Afganistán siempre que el grupo ejerza el control, incluso bajo un gobierno compartido.

"Siento que ya no pertenezco a este país, la situación empeora día a día", dijo la tercera mujer.

"Nos tomó 20 años construir nuestro país y ahora todo ha colapsado", agregó otra mujer.