En toda América Latina, el anuncio del Papa sobre su retiro a finales de mes ha generado comentarios oficiales, así como algunas especulaciones de que el próximo Papa podría provenir de la región. El 40% de todos los católicos está en América Latina y clérigos de Brasil, México y Argentina son considerados como candidatos para una Iglesia que se encoge en Europa, pero crece en muchos países en desarrollo.

El presidente de la Conferencia Episcopal de los Obispos de Venezuela expuso que la medida fue un buen ejemplo , por haber demostrado que es mejor renunciar ante la incapacidad. En declaraciones públicas, el arzobispo Diego Padrón también indicó que el Papa tenía el interés de la Iglesia y su renovación en mente. El Papa no suele dar a conocer las noticias en partes , dijo.

No pasó desapercibido para los venezolanos que el mensaje de Padrón pudo haber sido fácilmente dirigido al presidente Hugo Chávez, ya que no se ha visto o escuchado nada del enfermo Chávez desde que se sometió a una cirugía contra el cáncer en Cuba, hace dos meses. Desde entonces, el gobierno sólo ha publicado a cuentagotas noticias sobre la condición de Chávez.

La Iglesia siempre ha sido crítica del régimen autocrático de Chávez y el Presidente no ha tenido palabras amables para la Iglesia, al llamar a la jerarquía eclesiástica en Venezuela las inversiones diablo .

Éste es un momento luminoso, una gran lección. El Papa ha sido muy humano, ha reconocido que ya no tiene fuerza y, con humildad, ha terminado sus servicios. Es un buen ejemplo , afirmó Padrón.

La visita de Benedicto XVI a México en marzo del 2011 es recordada por llevar consuelo a un país desgarrado por la violencia del narcotráfico. Algunas de las bandas criminales del país incluso se tomaron un descanso de sus métodos asesinos durante su estancia. Benedicto XVI celebró una misa al aire libre en la ciudad de León.

El Papa Benedicto XVI siempre ha sido amigo de México y portador de mensajes de paz y reconciliación , publicó el presidente mexicano Enrique Peña Nieto en su cuenta oficial de Twitter.

El viaje de Benedicto XVI en marzo del 2011 también incluyó una parada en Cuba, en la primera visita papal a la isla desde la de Juan Pablo II, en 1998. El cardenal Jaime Ortega, el oficial de más alto rango de la Iglesia, expuso que la decisión de Benedicto XVI fue una gran sorpresa , pero la llamó una lección invaluable en la humildad .

El Papa rompe una vez más los patrones y no teme anunciar al mundo que está débil y cansado para continuar la gran responsabilidad de gobernar la Iglesia Católica , expuso Ortega en un comunicado.