Washington. El flujo de migrantes que llegan a la frontera sur de Estados Unidos sigue siendo alto, precisó el día de ayer un alto funcionario estadounidense, en vísperas de la publicación de las cifras de abril, después de que en marzo el número de detenciones alcanzara un máximo en 15 años.

"Seguimos viendo grandes flujos de migrantes en nuestra frontera sur”, dijo un alto funcionario bajo condición de anonimato.

En marzo, la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza de Estados Unidos (CBP) registró un alza de 71% en la detención de indocumentados en la frontera, con respecto al mes anterior, con lo que los arrestos tocaron un máximo en 15 años.

El número de menores no acompañados registró un aumento del 100% en un mes, al sumar más de 18,890 niños.

La fuente destacó que se logró reducir el número de niños en custodia del CBP desde un máximo de unos 5,500 a finales de marzo a un nivel de entre 600 y 750 menores.

El presidente Joe Biden nombró a la vicepresidenta Kamala Harris como encargada de gestionar la creciente llegada de migrantes del Triángulo Norte (Honduras, Guatemala y El Salvador) a la frontera, enfocándose en abordar las causas de raíz del éxodo masivo.

Este viernes Harris sostendrá una reunión virtual con el presidente de México, Andrés Manuel López Obrador. Mientras que el 7 y 8 de junio se desplazará a México y Guatemala en su primer viaje al exterior desde que ostenta el cargo.

Pro otro lado, Estados Unidos comenzó a implementar un nuevo sistema para identificar y admitir a los inmigrantes más vulnerables en los puertos de entrada a lo largo de la frontera con México, según tres personas informadas sobre el asunto.

El nuevo sistema, que comenzó en el punto de entrada en El Paso, Texas, esta semana, crea un proceso más formal que permite a los solicitantes de asilo preseleccionados ingresar a Estados Unidos por motivos humanitarios.

Para la próxima semana, se espera que el esfuerzo para simplificar las exenciones se expanda a otros puertos. Hasta el miércoles, aproximadamente dos decenas de migrantes habían sido admitidos a través del programa.

Seguimiento con México

La cancillería mexicana informó que el secretario Marcelo Ebrard y el secretario de Seguridad Nacional estadounidense, Alejandro Mayorkas, conversaron sobre los mecanismos de cooperación económica para fortalecer los intercambios de bienes y servicios en la frontera común y en apego a la evolución de la pandemia en ambos países.

Asimismo, trataron los avances en la estrategia común hacia una migración ordenada y segura en la región, y sobre el programa “Sembrando vida”.