La Habana. Una serie de manifestaciones sin precedentes con gritos de "¡libertad!" y "¡abajo la dictadura!" estallaron el día de ayer en Cuba desde La Habana hasta Santiago cuando el país atraviesa su peor crisis económica en 30 años.

Frustrados por meses de crisis, restricciones pandémicas y lo que acusaron era negligencia del gobierno, los cubanos desataron protestas, ampliamente difundidas en redes sociales, las cuales comenzaron de forma espontánea por la mañana, un hecho muy poco común en este país gobernado por el Partido Comunista (PCC- único), donde las únicas concentraciones autorizadas suelen ser las del partido.

"Abajo la dictadura", "Que se vayan" o "¡Patria y vida!" - el título de una polémica canción-, gritaron varios miles de manifestantes en San Antonio de los Baños, una pequeña ciudad de 50,000 habitantes a unos 30 kilómetros de La Habana.

Coreando "Libertad" miles de personas se reunieron en el centro de La Habana y en partes del malecón en medio de una fuerte presencia policial. Hubo algunos arrestos y riñas, pero no hubo enfrentamientos importantes.

Otras protestas fueron reportadas y transmitidas en vivo a través de Facebook o Twitter, a lo largo de este país donde el internet móvil llegó apenas a finales de 2018.

Un imponente despliegue militar y policial fue enviado durante la jornada a San Antonio de los Baños, constataron periodistas.

A última hora de la tarde, el presidente y jefe del Partido Comunista, Miguel Díaz-Canel, se dirigió a la nación y declaró que Estados Unidos era responsable de los disturbios.

"Habrá una respuesta revolucionaria. Por eso convocamos a todos los revolucionarios comunistas a que salgan a la calle donde se vayan a producir estas provocaciones y enfrentarlas con decisión", instó el mandatario.

Culpa de EU

El presidente cubano, Miguel Díaz-Canel, también acudió a San Antonio de los Baños acompañado por militantes del partido que marcharon al grito de "Viva Cuba" y "Viva Fidel", mientras que a lo largo de su recorrido los pobladores seguían protestando a gritos contra la crisis económica.

El mandatario dijo que muchos manifestantes eran sinceros pero manipulados por campañas en las redes sociales orquestadas por Estados Unidos y "mercenarios" en el terreno, y advirtió que no se tolerarían más "provocaciones".

La pandemia del coronavirus, cuyos primeros casos en la isla fueron detectados en marzo de 2020, ha sumido a Cuba en su peor crisis económica en 30 años.

Cada día, los cubanos tienen que esperar largas horas en colas para conseguir comida y también se enfrentan a la escasez de medicamentos, lo que ha generado un fuerte malestar en la sociedad. Las dificultades económicas también han llevado a las autoridades a aplicar cortes de electricidad de varias horas al día en amplias zonas del país.

"La situación energética parece que fue la que levantó aquí algunos ánimos", reconoció Díaz-Canel frente a periodistas, culpando a las sanciones estadounidenses.

kg