Enfurecidos debido a reportes de que tropas estadounidenses habían quemado por error copias del Corán, el texto sagrado del islam, ayer, miles de manifestantes trataron de irrumpir en la mayor base estadounidense en Afganistán.

Las protestas estallaron temprano en la mañana, luego de que afganos que trabajaban en el interior de la Base Aérea de Bagram comentaron a los residentes locales que varias copias del Corán fueron quemadas. El incidente provocó que el máximo oficial militar de EU en Afganistán, el general John R. Allen, ofreciera una disculpa pública y ordenara una investigación.

Cuando nos enteramos de estas acciones, inmediatamente intervenimos y las detuvimos , expuso en un comunicado. Estamos tomando medidas para asegurar que esto no vuelva a suceder jamás. Les aseguro... Se los prometo... Esto no fue intencional, de ninguna manera .

En Washington, el portavoz de la Casa Blanca, Jay Carney, hizo eco de la declaración de Allen, al exponer: Pedimos disculpas al pueblo afgano y desaprobamos esa conducta en los términos más enérgicos posibles. Este incidente es muy lamentable y no refleja el gran respeto que nuestro ejército tiene para el pueblo afgano. Es lamentable .

La OTAN anunció que la orden fue emitida después de un incidente el domingo, cuando los materiales religiosos, identificados para su eliminación, se llevaron inadvertidamente a una instalación incineradora en Bagram .