Una de las principales metas y deseos de muchos jóvenes es aventurarse a vivir solos, la cual puede tardar tiempo en materializarse, ya que para llevarla a cabo entran en juego muchos factores, principalmente económicos.

Antes de decidir dar ese gran paso, se requiere tomar en cuenta el gasto que representa, ya que deberán pagarse diferentes requisitos para demostrar que se es financieramente solvente y que se puede adquirir dicha responsabilidad.

Depósitos de garantía y fianzas, así como un mes de renta por adelantado, son algunos de los pagos que el nuevo inquilino deberá cubrir para independizarse, ya sea si quiere un espacio de manera solitaria o si desea compartirlo, además de otros gastos que debe contemplar.

Especialistas en el ramo inmobiliario aconsejan que antes de independizarse se debe ahorrar tres meses de renta para afrontar los pagos correspondientes, una suma promedio de 10,000 pesos.

Esa cantidad puede aumentar si existen otros factores de por medio, como comprar muebles o no, si va a compartir el espacio con algún roomie o vivirá solo, e incluso si lo hará en una casa o un departamento, lo que puede sumar hasta 9,000 pesos adicionales al presupuesto original.

“No se necesita tener una gran inversión para poder independizarse. Dependiendo de la persona pueden encontrar habitaciones desde 1,300 hasta 10,000. Todo depende de la zona en donde la persona quiera irse a vivir”, explicó Catalina Undurraga, vocera de la aplicación especializada en renta de inmuebles RoomGo.

La vocera señaló que lo ideal es ahorrar entre 25 y 30% del sueldo durante tres meses previos para afrontar los pagos correspondientes.

El lugar

Un factor fundamental antes de lanzarse a vivir solo es buscar el lugar a dónde se desea mudar, así como el precio de la zona, ya que esos datos pueden afectar la mudanza, consideró Juan José Solorzano, cofundador y vocero de Tu Cantón.

“Si alguien está viviendo en casa de sus padres o un familiar y se va a ir a rentar, hay ciertos costos a considerar. Lo primero que se tiene que revisar es dónde está y cuál será el costo de la renta”, aseguró.

Undurraga explicó que también el precio de la renta baja dependiendo de si se trata de una colonia altamente demandada o una que no, y agregó que el precio promedio en que se cotiza una renta es de 4,400 pesos, cantidad que puede aumentar en colonias con plusvalía.

El depósito

Una vez elegido el lugar, se debe hablar con el arrendatario para saber la cantidad a pagar por el depósito de garantía. Algunos también llegan a pedir más requisitos, como una persona que cuente con una propiedad para que sirva de aval, e incluso llegan a pedir una fianza, pero esto depende de cada propietario.

“Si alguien va a rentar, aquí dependen otros factores. El depósito de garantía sí es un hecho y algunos requisitos extra pueden variar. Los arrendadores solicitan dos o tres meses de renta por adelantado como depósito en garantía. Si el contrato de renta fue de un año, al año se revisan las instalaciones del inmueble y si presentan algún tipo de daño, el arrendador puede cobrárselo del depósito para hacer las reparaciones necesarias”, detalló Solorzano.

De acuerdo con la vocera de RoomGo, el depósito de garantía también puede variar de acuerdo con el precio de renta de la vivienda, pues existen precios que van desde 1,000 hasta 10,000 pesos. Agregó que también depende de los requisitos del arrendatario, ya que algunos piden entre 25 y 100% del valor de una renta.

Los muebles

Otro rubro que se debe de considerar son los muebles a comprar. Catalina Undurraga indicó que en la mayoría de las ofertas de departamentos ya vienen amueblados, pero el usuario siempre debe considerar que habrá muebles o artículos que querrá cambiar o que le harán falta antes de mudarse.

“Se recomienda hacer una pequeña lista de qué es lo que cada usuario necesitaría en su espacio para vivir cómodamente. Una vez que tengan esa lista, hay que buscar departamentos que cumplan con estos requisitos o comparar entre diferentes departamentos y con ello no tener que gastar”, afirmó.

En caso de que el nuevo espacio no cuente con muebles, se necesita más tiempo e inversión, con lo que se eleva el presupuesto arriba de 9,000 pesos.

En el caso de los departamentos amueblados, paradojicamente la habitación la puede amueblar a su gusto y esto eleva el costo en 30% dependiendo del bolsillo y gusto de cada usuario.

Aconsejó que en caso de que el usuario no cuente con mucho dinero, puede acudir a lugares donde venden muebles de segunda mano o de liquidación, que puedan ayudarle a ahorrar lo máximo.

Compartir con roomies

Otra opción, en caso de que la renta sea excesiva para el inquilino, es vivir con roomates o compañeros de departamento.

“La recomendación es que aquella persona que está por independizarse analice la opción de compartir el departamento, ya que de esta manera el gasto no será tan grande como cuando uno se va a ir a vivir solo. Siempre dividir la renta entre dos, tres o más personas va a ser mucho más accesible a que la pague una sola persona”, insistió Undurraga.

Detalló que existe la posibilidad de que si un grupo de amigos se va a rentar un espacio, se les puede hacer un contrato individual de arrendamiento entre el propietario y el inquilino.