En primer lugar debemos recordar que un seguro de vida individual es la protección económica que deseamos otorgar a nuestros seres más queridos, en caso de fallecimiento, para que se encuentren en posibilidad de cubrir gastos inmediatos de manutención, educación, vivienda, médicos o emergencias.

En función de esto, debemos visualizar nuestras necesidades de protección de acuerdo con nuestro estado civil, las características de nuestra familia, incluyendo padres, pareja, hijos y edades de éstos, entre otros factores importantes, para que un especialista nos ayude a diseñar el mejor seguro que no siempre es el más común o el genérico que se ofrece, como si todos tuviéramos las mismas condiciones y estilo de vida.

¿El precio es fundamental? Definitivamente la importancia del precio de las pólizas de vida es relativa, porque seguramente éste determinará el valor del beneficio y los alcances de la cobertura. Es decir, comparar precios es sumamente complicado dado la gran variedad de productos que ofrecen las aseguradoras y la elasticidad de éstos cuando se hacen trajes a la medida .

¿Y la aseguradora? Es un factor clave porque un seguro de vida es diferente a un seguro de auto o casa-habitación; normalmente tiene un plazo de cobertura de muy largo plazo, es decir, cinco, 10, 15, 20 o más años.

Entonces, debemos conocer a qué empresa le estamos confiando nuestros recursos y patrimonio, saber de su prestigio, experiencia, confianza y su estabilidad financiera.

El prestigio lo podemos revisar en los comparativos de calidad e información que publica la Condusef en su sitio ww.condusef.gob.mx la experiencia medida por los años de operación tanto de las aseguradoras locales como de las casas matrices, en el caso de las que cuentan con capital extranjero regularmente las podemos revisar en los sitios de Internet de las propias empresas, y la estabilidad financiera la podremos observar al conocer el monto de las reservas con que cuentan las compañías para pagar los siniestros de sus clientes. Esto lo podemos consultar por empresa en la página de la Comisión Nacional de Seguros y Fianzas www.cnsf.gob.mx

¿En pesos o en dólares? Los seguros de vida se pueden contratar en pesos, dólares e incluso en Unidades de Inversión (Udis). La decisión dependerá del plazo y objetivos de la póliza. Recomiendo los seguros en dólares cuando se buscan cubrir objetivos de largo plazo, por ejemplo, los dotales para asegurar los estudios de los hijos en el extranjero. Aquí tenemos una póliza que protege una necesidad que requiere su pago en esa moneda, por lo que evitamos el riesgo de una devaluación del peso.

Los seguros en pesos los recomiendo para objetivos de menor plazo y cuando el destino de ellos se pague en la misma moneda; en el caso de las Udis se propone utilizarlo para coberturas de muy largo plazo y que deseamos proteger de la inflación para no perder el poder adquisitivo de la suma asegurada.

Una carta de amor

Siempre he comentado que un seguro de vida es una carta en la que manifestamos realmente el amor que le tenemos a nuestra familia.

*Jaime Massieu es director general de Seguros Prudential.