El índice de falsificación de billetes en México se ha reducido conforme entraron en circulación las piezas de la nueva familia de billetes desde el año 2018, explicó Alejandro Alegre Rabiela, Cajero Principal de Fábrica de Billetes y Director de Emisión en el Banco de México.

Hace tres años cuando se emitió la primera pieza de la nueva familia, que fue el nuevo billete de 500 pesos, con Benito Juárez en el anverso, la falsificación rondaba las 66 piezas por millón en circulación.

Ahora, con las seis denominaciones de la nueva familia de billetes circulando, bajó el cociente de falsificación a 39 piezas falsas por cada millón en circulación, precisó.

Al participar en el tercer webinar organizado por el Banco de México, el funcionario subrayó que de los 7,000 billetes que circulan actualmente en el país, la tercera parte son de esta nueva familia de billetes. Lo que significa que conforme se sigan renovando los billetes, seguirá reduciéndose la falsificación

Las seis denominaciones que forman parte de la nueva familia de billetes, la familia G, corresponden al billete de 200 pesos que tiene a José María Morelos y Miguel Hidalgo en el anverso; el de 100 pesos, galardonado como el más bonito del mundo, con Sor Juana Inés de la Cruz al frente; así como los nuevos de 50 pesos, reconocido como “el del ajolote”; el conmemorativo de la consumación de la Independencia, con diseño mixto de 20 pesos y el de 1000 pesos que incorpora imágenes de dos mujeres: Carmen Serdán, Hermila Galindo y Francisco I Madero.

El funcionario, cuya firma se encuentra estampada por Ley en los billetes de curso legal que circulan en el país, explicó que el objetivo principal de la renovación de billetes, fue introducir nuevas medidas de seguridad para limitar su falsificación.

La estrategia de renovación también se aprovechó para diseñar las piezas de tal forma que resaltaran la identidad histórica y riqueza natural del país en cada pieza.

Revisarlos para no tomar falsos

Alegre Rabiela explicó que la mejor manera para prevenir la falsificación es revisar las piezas, tocarlas y familiarizarse con ellas. Tomar por hábito la revisión de los billetes que se reciben tal como se busca la caducidad de los alimentos perecederos, sugirió.

Porque cada vez que se recibe una pieza falsa, el afectado es el usuario que la tiene en posesión.

Tomó por ejemplo la textura de los nuevos billetes para explicar que uno mismo puede identificar las piezas falsas y no aceptarlas.

Al tocar los billetes se percibe su textura; están fabricados en polímero y algodón, que no se siente igual que cualquier papel.

Además refirió los relieves sensibles al tacto, que se encuentran principalmente en el texto de “Banco de México”, en el personaje del anverso así como en el número de denominación.

Otra forma de identificarlos es mirarlos a contraluz. Los nuevos billetes cuentan con una marca de agua donde aparece la imagen por ambas caras de la pieza y los detalles que la componen.  

También está el registro perfecto, que se consigue al ponerlo en contraluz y moverlo, pues se combinan los elementos. Y crea una imagen completa que garantiza su autenticidad.

Adicionalmente destacó que todas las piezas cuentan con un hilo de seguridad, de aproximadamente un milímetro de ancho, que cruza verticalmente el billete y a contraluz, y muestra la denominación de la pieza.

Más billetes de concurso

Al interactuar con el público a través del webinar, Alegre Rabiela destacó que el Banco de México es el primer banco central que incluyó una cédula temática en cada billete, en el anverso y reverso.

Ahí el usuario puede conocer quién es el prócer que está en cada uno, así como la ubicación en el país de las estampas de fauna que le acompañan.

El Cajero Principal de Fábrica de Billetes adelantó que inscribirán a concurso internacional de diseño los nuevos billetes y acotó que esto será independiente de la iniciativa que pueden tomar los particulares para llevarlos a otras competencias.

Como se recordará, apenas en abril de este año, la Sociedad Internacional de Billetes Bancarios (IBNS) otorgó el premio de “Billete del año 2020” a la pieza mexicana del Billete de 100 pesos, que incorporó un diseño vertical y cuenta en el anverso con la imagen de Sor Juana Inés de la Cruz.

México y Bermuda fueron pioneros en América Latina en emitir billetes con diseño vertical.

Y junto con México, son 14 los países cuentan con billetes diseñados en posición vertical:  Argentina, Aruba, Bermuda, Canadá, Colombia, Irlanda del Norte, Islas Salomón, Israel, Kazajistán, Marruecos, Nicaragua, Rusia, Suiza y Venezuela.

En las últimas cuatro emisiones, del BankNote of the Year Award, los billetes que han ganado el reconocimiento han sido verticales.

ymorales@eleconomista.com.mx

kg