Uno de los propósitos financieros más concurridos al inicio de año es ahorrar. Muchas personas se fijan como objetivo apartar una parte de sus ingresos para desarrollar este hábito o bien afianzarlo.

Si usted se puso como meta ahorrar, pero no sabe en dónde o cómo hacerlo, una opción son las cuentas de ahorro bancarias, ya que se trata de instrumentos seguros aparte de que su dinero está respaldado por una institución.

En el mercado existen diferentes opciones que ofrecen las instituciones para que las personas depositen sus ahorros por lo que ante un panorama tan variado es necesario contrastar qué ofrecen las entidades cuando se trata de hacerse de un guardadito.

Antes de abrir una cuenta de ahorro es necesario ponerse una meta realista de acuerdo con los ingresos y necesidades de cada ahorrador; de igual forma, esa meta debe ser realista, afirmó Sara González, product manager de Albo.

Una vez definida la meta, ya se puede planear cómo llegar a ella, qué hábitos cambiar y ahora así, abrir una cuenta específica o bien, usar alguna que ya se tenga para apartar una parte de los ingresos.

En tanto, José Luis Romero, director general y CEO de Kuppra, señaló que antes de abrir una cuenta también es importante identificar para qué se necesita, verificar para qué la quiero, verificar cuál es el objetivo, si es algo de corto o largo plazo.

De acuerdo con la Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (Condusef) existen al menos 36 cuentas de ahorro en diferentes instituciones financieras. 

Comisiones, rendimientos y algo más

Si busca abrir una cuenta y destinarla específicamente para su ahorro, los expertos en finanzas personales recomiendan revisar los costos y comisiones, así como los rendimientos que se pueden obtener en este tipo de productos.

El director general de Kuppra señaló que se deben revisar las comisiones que cobra, los saldos promedio o mínimos, si ofrece algún tipo de rendimiento y el porcentaje de beneficio que ofrece.

“Es muy importante entender cómo funciona cada uno de los productos y sus implicaciones, y saber si se adaptan a nuestros objetivos financieros”, precisó en entrevista.

A su vez, la Condusef hace énfasis a través de su portal web en tener mucho cuidado con el pago de comisiones sino quiere que su ahorro desaparezca, ya que en algunos casos las instituciones pueden cobrar un cargo adicional.

Entre las comisiones que se pueden cobrar al abrir una cuenta de ahorro se encuentran: por impresión de estados de cuenta, aclaración improcedente, por no mantener el saldo promedio mínimo mensual, inactividad o reposición de tarjeta, entre otras.

Otros costos que también pueden estar asociados en este tipo de productos son montos por apertura, monto por manejo de cuenta, saldo promedio mínimo mensual requerido, retiros en ventanilla o cajero automático, o por transferencia.

También es importante revisar los rendimientos que ofrecen, éstos pueden variar dependiendo de la suma de ahorro y el plazo de tiempo que seleccione, el cual puede ser por día, mes o incluso años.

Ante este panorama, la ejecutiva de Albo resaltó que se deben revisar a detalle y comparar qué ofrece cada institución porque al final puede resultar que pierda más de lo que ahorra.

“Si al final le cobran por manejo de cuentas, un saldo mínimo, a lo mejor no le conviene tanto”, comentó vía telefónica.

La Condusef señala que antes de decidirse por alguna cuenta en particular lo mejor es contrastar el mismo producto en distintas instituciones financieras y elegir el que mejor se adapte a sus necesidades.

Mejor en el banco que en el colchón

A decir de los expertos, lo mejor es guardar nuestro dinero en una institución formal, ya que tenerlo debajo del colchón o en una alcancía no genera rendimientos, es fácil gastárselo y nadie le brinda seguridad en caso de que alguien lo robe.

Mientras que al tenerlo en una cuenta es más fácil monitorear su saldo de forma digital y revisar cuánto dinero falta para llegar a su meta.

“No es lo mismo tenerlo bajo la cama o en un lugar en donde puede no estar seguro, a tenerlo en su cuenta y tener el control de su dinero”, afirmó Sara González.

valores@eleconomista.mx