Tener una deuda con cualquier institución financiera y no poder liquidarla se puede convertir en un problema mayor si ésta se deja de pagar.

Aunque la Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros recomienda que la mejor opción para reestructurar el saldo vencido es acudir directamente con la institución con la que solicitó el crédito para negociar un acuerdo, algunos usuarios optan por otras opciones como las reparadoras de deuda o también conocidas como de crédito.

Algunas de éstas ya gestionan vía online liquidar los pagos atrasados sin que el cliente tenga que acudir a ninguna oficina.

El proceso para reestructurar su deuda es igual a lo que se hace de manera física en una oficina de una empresa reparadora de crédito, en donde el cliente proporciona los datos del monto total que debe en una o varias tarjetas de crédito, sus gastos personales y, posteriormente, obtiene una cantidad sobre lo que debe abonar para liquidar los adeudos. La diferencia es que este proceso es completamente digital y se realiza en aproximadamente 10 minutos.

El usuario entra a la página web de la reparadora e ingresa sus datos, en donde se solicita su nombre completo, correo electrónico y número telefónico para estar en contacto en caso de cualquier duda o aclaración, adicional a la firma de un contrato digital.

Otra ventaja de que el proceso de pago de la deuda sea online es que es el usuario quien determina el tiempo para finiquitarla, sean 12, 18, 24 meses, o bien, el tiempo que considere necesario de acuerdo con su capacidad de pago.

Al ser todo digital, también se abre una cuenta por esta vía en donde aparece un código de referencia, el cual está supervisado por la Comisión Nacional Bancaria y de Valores, para que el cliente pueda pagar en cualquier tienda de conveniencia como Oxxo, 7-Eleven, Farmacias del Ahorro, entre otros establecimientos.

Gerardo Morales, CEO de la startup DB Menos, una reparadora de crédito online, explicó que este tipo de servicios están enfocados a usuarios que dejan de pagar sus deudas por cuestiones ajenas a ellos y no porque no quieran saldarlas.

“Se busca ofrecer una solución tecnológica a las personas porque al final (los usuarios) no dejan de pagar porque no quieran, sino que lo hacen porque las condiciones que el mercado ofrece no les permiten realmente liquidar y lo que nosotros venimos a hacer es brindarle una alternativa fácil, más segura y en dónde la gente tenga 100% del control de lo que está sucediendo”, destacó.

Aunque enfatizó la importancia que tienen este tipo de plataformas digitales para ayudar al usuario a estar al corriente con su endeudamiento y, por tratarse de algo novedoso, existe cierto temor de que este tipo de servicios sea un fraude.

“Todo lo que viene de innovación presenta un poco de resistencia, porque es algo que no conocemos, pero es normal que tengamos un poquito de duda, al final del día hemos tenido una buena apertura”, comentó.

Explicó que el cálculo digital que se hace para que el usuario tenga un estimado del monto que debe pagar para saldar su deuda es exactamente igual al que se realiza en cualquier oficina.

“Nosotros (DB Menos), con base en nuestro algoritmo, calculamos dependiendo de los ingresos de las personas y tenemos una app que se conecta al buró de crédito, hacemos un análisis cuantitativo y determinamos cuánto es la proyección que va a crecer su deuda, pero sabemos que podemos obtener un 50 o 70% de descuento para ellos”, detalló.

Piden prestado para pagar deudas

De acuerdo con el informe “Para qué piden un crédito los mexicanos 2018” elaborado por la firma Prestadero, los mexicanos solicitan un préstamo para dos razones en particular: para consolidar una deuda o para abrir algún tipo de negocio.

Los usuarios solicitan en promedio 100,358 pesos para emprender un negocio; mientras que para pagar una deuda 97,884 pesos. En tercer lugar, se encuentra el préstamo para un automóvil de 82,449; seguido por cuestiones del hogar, 63,303; para educación, 35,510, y para vacaciones, 32,604 pesos.

Según el reporte, el salario promedio de los trabajadores que solicitan un crédito es de 26,173 pesos y el monto promedio del crédito solicitado en general es de 86,878 pesos.

Los hombres son quienes más piden prestado con un monto promedio de 90,719 pesos mientras que las mujeres se sitúan en 78,544.

De las entidades que más solicitan crédito para consolidación de deuda en primer lugar se encuentra Morelos con 112,417 pesos en promedio, seguido por Aguascalientes con 109,745 pesos, Colima con 108,625 y en cuarto lugar Chihuahua con 107,734 pesos.

[email protected]