Estamos iniciando la última semana del año, y en estos días se presenta una buena oportunidad para reflexionar sobre las metas alcanzadas y los retos que se nos presentaron. Es así como la mayoría de las personas inicia el siguiente año, con entusiasmo y una serie de propósitos que les ayudará a mejorar su vida.

Queda claro que la mayoría de estos propósitos se relaciona con la salud, el trabajo, el ahorro, el tiempo que pasará con su familia, mejorar su calidad de vida (puede ser no sólo monetaria, sino físicamente también) o la compra de un inmueble; sin embargo, pocos piensan en qué deben hacer para dar mayor seguridad jurídica a su vida y a la de su familia.

Usted se preguntará: ¿qué es la seguridad jurídica? Aunque el término puede sonar complejo, en realidad se refiere a la certeza que debe tener como ciudadano de que su persona, sus papeles, sus posesiones, su patrimonio o sus derechos serán respetados por la autoridad, y si ésta debe intervenirlos deberá ajustarse a los procedimientos previamente establecidos en la Carta Magna y las leyes secundarias.

Asimismo, tener los documentos pertinentes no sólo le garantiza que las autoridades respeten sus pertenencias, sino también lo blinda contra posibles fraudes. En la actualidad se sabe de innumerables acciones que terminan haciendo que las personas pierdan el patrimonio que con tanto esfuerzo han formado a lo largo de los años.

Uno de los mejores regalos que puede dar a su familia este 2016 es dotarlos de seguridad jurídica para proteger su patrimonio y asegurar así su estabilidad y tranquilidad. No lo deje pasar , exhortó Héctor Galeano Inclán, presidente del Colegio Nacional del Notariado Mexicano.

La seguridad jurídica va desde tener todos sus documentos oficiales con los datos correctos (un nombre o apellido escritos con una letra distinta puede generar muchas complicaciones al momento de realizar trámites legales) hasta hacer un documento de Voluntad Anticipada por si llega a sufrir un grave accidente.

En el inter también está realizar su testamento y escriturar su casa, acciones que muchas personas dejan de lado por desidia o miedo (hay quienes no realizan su testamento pues aún piensan que es algo que deben hacer a días de morir).

Es importante que mantenga todos los papeles que le dan seguridad jurídica en orden por dos situaciones: muchos trámites oficiales requieren de documentos como escrituras de casa o de carácter personal en orden, por lo que si no los tiene el proceso es mucho más lento.

Si usted llegase a faltar sin haber realizado un testamento o haber escriturado sus propiedades, su familia no sólo tendrá que luchar la batalla para sobrellevar su pérdida, sino también tendrá que comenzar con un sinfín de trámites que terminarán desgastándolos física, emocional y financieramente por un largo periodo.

Galeano Inclán aconsejó que, para tener una plena seguridad jurídica sobre todo su patrimonio, es esencial que se acerque a su notario de confianza, quien le dará la asesoría gratuita y necesaria respecto de en qué casos es necesario realizar ciertos trámites, así como el procedimiento adecuado para hacerlo.

Tres puntos básicos

Para este 2016 que está a punto de iniciar, el Colegio Nacional del Notariado Mexicano le propone incluir en sus propósitos tres acciones que darán tranquilidad a sus seres queridos:

1. Realice su testamento. Este documento es un escrito que se otorga de manera formal ante notario público, en el que el testador expresa en forma clara cómo quiere distribuir sus bienes al momento de su muerte. El testamento es más un tema de responsabilidad que de riqueza, pues no importa si los bienes son muchos o pocos, el proceso para la adjudicación de los herederos es el mismo. Si tiene hijos menores de edad, en el testamento podrá establecer a quién deja como su tutor; es decir, la persona que será responsable de su cuidado y educación. Para ello, es necesario ir con un notario y pedir una asesoría sobre qué tipo de documento es el que le conviene. El costo promedio de este trámite es de 3,500 pesos.

2. Escriture sus propiedades. Para la mayoría, comprar una casa representa la inversión de todos sus ahorros y, en ocasiones, el patrimonio más importante de su vida. No escriturar es peligroso, puesto que los contratos privados y poderes notariales no son soluciones a largo plazo y conllevan grandes riesgos para el comprador; por ejemplo, la muerte del vendedor da por concluido el poder, lo que implicaría que tendría que iniciar un juicio para que sus familiares prueben la posesión y con ello la propiedad. El costo de este trámite varía dependiendo del inmueble y su ubicación; sin embargo, recuerde que hay tabuladores que le dan certidumbre sobre lo que le cobrarán.

3. Otorgue su Voluntad Anticipada. La medicina moderna ha incrementado la esperanza de vida para todos; sin embargo, los procedimientos médicos que salvan tantas vidas nos someten en algunas ocasiones a decisiones difíciles, sobre todo en lo que se refiere al uso de instrumentos que mantengan vivo artificialmente a un enfermo en etapa terminal. El documento de Voluntad Anticipada se redacta ante notario público y permite manifestar de forma libre y consciente su decisión sobre cómo le gustaría ser tratado médicamente ante enfermedades terminales y accidentes, liberando a su familia de esa responsabilidad. El costo de tramitar este documento es de aproximadamente 1,500 pesos.

[email protected]