Cuando una persona tiene una deuda, en muchas ocasiones lo primero que hace es entrar en pánico por las consecuencias que pueda tener: el embargo, una demanda, las llamadas constantes de los despachos de cobranza. Todo llega a la mente de forma inmediata.

Los pensamientos se nublan y con ello estamos vulnerables de tomar una mala decisión. Se busca respuesta en mitos, ideas que se pasan de boca en boca, pero que en realidad no lo son. Estas supuestas soluciones no son tales, pero la gente se basa en ellas bajo el argumento de que los ayudarán a salir de sus problemas fácilmente.

Ángel González, presidente de la Organización Nacional de la Defensa del Deudor, recomendó que antes de tratar de solucionar sus problemas recurriendo a alguno de estos mitos, es mejor informarse y acudir a algún especialista. Las soluciones fáciles son lo que mucha gente busca constantemente. Sin embargo, al querer deshacerse de sus problemas, no ven dónde se meten y terminan por sorpresa en alguno de los mitos más comunes y que hacen más grande su problema , comentó.

José Vázquez Chávez, abogado especialista en derecho mercantil, comentó que uno de los principales problemas de los deudores es su desesperación y por eso cometen errores. Muchas veces buscan ayuda donde no se las van a dar de la forma adecuada por diversas situaciones.

Los cinco mitos capitales del deudor

1. LO BORRARÁN DEL BURÓ DE CRÉDITO. FALSO

  • Esto es imposible, toda vez que las Sociedades de Información Crediticia manejan herramientas de seguridad muy fuertes. Aun cuando lo pudieran hacer, al mes siguiente, la deuda se volvería a actualizar por la información de los bancos. Existen dos instituciones: Buró de Crédito y Círculo de Crédito.

2. LOS SITIOS DE INTERNET CREADOS POR DEUDORES PARA ASESORÍAS SON BUENOS. FALSO

  • El problema con estos sitios es que por lo general, las personas lo hacen con buena voluntad, pero sin conocimiento jurídico. Se basan en suposiciones, lo que daña al deudor a la larga. Confunden al deudor al decirle que el banco no los podrá demandar, pero la realidad es que el banco sí puede iniciar un juicio.

3. EL SEGURO DEL BANCO PARA PROTEGERLO POR LA CARTERA VENCIDA POR CRÉDITOS. FALSO

  • No hay empresa que se dedique a asegurar esto. Los bancos manejan los seguros que lo protegen contra desempleo del deudor, que lo cubre seis meses en lo que vuelve a trabajar y también cubre la muerte del deudor. Son las dos únicas situaciones que cubren al banco por falta de pago en créditos al consumo.

4. EL BANCO VENDE SU DEUDA DE FORMA INMEDIATA A UN DESPACHO DE COBRANZA. FALSO

  • Esto no ocurre. Por reglas generales, el banco primero comisiona la deuda a algún despacho de cobranza, no se la vende, y el despacho trata de recuperar el recurso de la deuda. En algunos casos, si la institución financiera o el acreedor no obtienen resultados, tiene la opción de venderlo, pero pueden pasar hasta dos años para que lo haga.

5. EL BANCO DEDUCE FISCALMENTE TODA SU CARTERA VENCIDA. FALSO

  • Es una cuestión que, en algunas ocasiones, los deudores toman como pretexto para no realizar los pagos correspondientes. Creen que el banco puede deducir la cartera vencida, por lo que deciden no pagar. Sin embargo, existe una opción por medio de la cual el banco puede deducir la cartera vencida, pero la ley permite sólo 2% del total al año.

El decálogo ?que sigue un banco con el que se tiene una deuda

De acuerdo con la Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (Condusef), la institución bancaria debe apegarse a los siguientes puntos:

  1. Quien llame debe identificarse plenamente (nombre completo y empresa a la que representa).
  2. Debe explicar la situación del tarjetahabiente, el saldo deudor y los términos para realizar el pago.
  3. Si se reestructuró la deuda, el banco debe entregar un convenio firmado antes de que se realice cualquier pago.
  4. Debe aceptar las quejas, sugerencias o comentarios que haga el tarjetahabiente y hacerlos llegar al responsable de la unidad especializada de la institución financiera.
  5. El banco debe evitar, en todo momento, el uso de lenguaje obsceno, el acoso o las amenazas.
  6. No puede simular que se trata de una autoridad judicial (actitudes, vocabulario ni papelería que lleve al engaño).
  7. No debe hablar de la situación del crédito ni dejar mensajes con menores ni con personas de la tercera edad.
  8. No debe llamar entre las 11 de la noche y las seis de la mañana.
  9. No debe colocar cartelones u otro medio impreso en el domicilio u oficina.
  10. La institución no puede incrementar el adeudo de manera irregular.

[email protected]