El 2014 será un año muy retador para las divisas, en especial para el dólar y el peso mexicano; por un lado, el dólar fue la moneda favorita para la muchos inversionistas en el 2013, ya que el desempeño de inversiones como en acciones fueron por mucho ganadoras, por citar un ejemplo, el S&P 500, El Dow Jones y el Nasdaq en promedio generaron ganancias de 30%; asimismo, el dólar se apreció frente a monedas emergentes como el real brasileño, el peso mexicano, el dólar taiwanés e incluso monedas tan sólidas como el yen japonés.

Todo esto ante las expectativas del buen desempeño de la economía estadounidense en la parte de empleo y consumo, de lo anterior ha llevando a la Reserva Federal (Fed) a reducir por primera vez en cinco años el estimulo de liquidez que comenzó en el 2008 derivado de la crisis hipotecaria.

Por otro lado, el peso mexicano fue la moneda latinoamericana que mejor se comportó en el 2013, se esperaba un gran repunte para el cierre del año, ya que ante la inminente aprobación de la reforma energética, de la mejora en la perspectiva crediticia del país y aunado a que México goza de buenos indicadores fundamentales, se estimaba un incremento de flujos extranjeros hacia el país; sin embargo, para bien o para mal, nuestra moneda se convirtió en la divisa emergente que más se opera a nivel mundial, lo que la hace más sensible a hechos mundiales como son los datos económicos en Estados Unidos.

PANORAMA PARA EL PESO MEXICANO

En este contexto, la pregunta de cualquier inversionista mexicano o persona que necesite liquidar en la divisa estadounidense será la de siempre: ¿es buen momento para comprar dólares o me espero? Es por eso que ante el panorama complejo que se avecina, debemos partir los horizontes de acuerdo con nuestras necesidades.

Corto plazo. Los primeros meses del año serán complicados para el peso mexicano -como citaba anteriormente-, el gran reto de los inversionistas será asimilar que la Fed disminuirá gradualmente la liquidez en los mercados hasta eliminarla y que el crecimiento de la economía de Estados Unidos es autosostenible, esto junto con datos débiles que sigan presentando los mercados emergentes -dígase China- podrían llevar a la moneda azteca a tocar niveles cercanos a 13.60 de forma temporal, ante este escenario es mejor comprar dólares ahora mismo.

Mediano plazo. Si un país o región se verá beneficiado una vez que la recuperación económica en Estados Unidos sea confiable y sostenible, será América del Norte, en especial México, por la estrecha relación comercial que mantiene y de que flujos como las remesas y exportaciones principalmente soporten a la moneda; asimismo, la puesta en marcha de las leyes secundarias de la reforma energética darán certeza del tamaño de inversión extranjera directa que tendrá el país en los próximos meses y años, y finalmente los fundamentales como los niveles históricos de reservas internacionales o la estabilidad que ha mostrado la inflación, es por eso que un nivel por debajo de los 13.00 pesos es posible hacia la segunda mitad del año.

El autor es estratega de Inversión Deuda / Banca Patrimonial y Privada BBVA Bancomer.