Si usted compró un auto nuevo en el último año, es muy probable que no haya salido de la agencia con una factura tradicional entre las manos, sino con un comprobante digital, pues cada vez un mayor número de distribuidores se suman a la modalidad de facturación electrónica.

Con este salto tecnológico, que será obligatorio a partir del 1 de enero del 2013, cuando las facturas en papel perderán vigencia, no sólo se modifica la manera en que las personas reciben sus comprobantes fiscales, también cambia la forma en que realizan operaciones con sus autos.

Y es que, tradicionalmente, para la compra-venta de un vehículo entre particulares se utilizaba el endoso de la factura para ceder los derechos y obligaciones.

Ante la inexistencia en México de un título de propiedad, se ha utilizado la factura para comprobar la propiedad de los vehículos , explicó Guillermo Rosales Zárate, director ejecutivo de Relaciones Institucionales de la Asociación Mexicana de Distribuidores Automotores (AMDA).

Con el nacimiento de la factura digital, este documento dejó de ser único para convertirse en un archivo fácilmente reproducible, por lo que se protegió con diversos candados de seguridad como los billetes.

Ante la ausencia de un registro público vehicular, fue necesario crear otro documento único que pueda ser utilizado como hasta ahora ha sido empleada la factura en papel: la factura AMDA.

FACTURA AMDA

La problemática del tema electrónico está, por poner un ejemplo, en la posibilidad de que una persona imprima la factura varias veces y venda un auto a distintas personas. Ésa es la grave problemática , indicó Jonathan Gabriel Garzón Galván, gerente de Productos y Proyectos de Cecoban, empresa proveedora autorizada de certificaciones.

La factura AMDA consiste en la impresión del certificado fiscal digital en un papel especial que contiene diversos elementos de seguridad. Este documento podría usarse de la misma forma en la que se utilizaba la factura impresa. Este sistema permitirá a todos los distribuidores usar un mismo tipo de papel seguridad en el cual se imprime la primera copia del certificado fiscal digital, que es la copia que se entrega al comprador. Éste sería el documento que se endosaría en las transacciones futuras entre particulares , explicó Rosales.

La AMDA ya firmó acuerdos con la Asociación de Bancos de México, Asociación Mexicana de Instituciones de Seguros y la Asociación Mexicana de Entidades Financieras Especializadas para reconocer este documento al hacer operaciones financieras con autos y así evitar fraudes.

Entre los elementos de seguridad que caracterizan a este papel hay marcas de agua, microtextos, números de folio, sellos, hologramas y grabados tipo papel moneda.

Con este modelo de seguridad, pueden haber muchos archivos digitales, pero si sólo hay una representación física, entonces, ése será el documento que pedirán las instituciones para realizar otras operaciones entre personas o instituciones , dijo Jonathan Garzón, de Cecoban.

La información de cada una de las operaciones será respaldada en una plataforma electrónica, que con el tiempo será una base de datos confiable tanto para entidades financieras como para particulares.

Para las distribuidoras de autos no es obligatorio sumarse a este modelo, aclaró el directivo, pero apostamos al convencimiento .

De los 1,400 distribuidores que hay en México correspondientes a 42 marcas, aproximadamente 350 (25%) ya adoptaron el sistema.

La meta es cerrar el año con 50% de los distribuidores e incluir al resto durante el primer semestre del 2013.

TRES RECOMENDACIONES BÁSICAS ANTES DE COMPRAR O VENDER

Si usted va a comprar o vender un auto usado a otra persona, ponga atención a las siguientes recomendaciones para asegurarse de que la transacción es segura.

  1. Haga un contrato de compraventa. El endoso de la factura no es un comprobante de la propiedad.
  2. Evite comprar en lotes de autos. Ahí se expone a que el documento impreso que acredita la propiedad del auto no sea auténtico o a que el contrato de compra-venta no esté registrado ante la Profeco, como sí lo están los contratos de lugares formales.
  3. Si vendió su auto, haga usted mismo la baja ante el Repuve. Muchos compradores firman un documento en el que se comprometen a hacer el cambio de propietario ante el Registro Público Vehicular pero jamás lo hacen, lo que puede ponerlo en riesgo a usted como vendedor. Lo mejor es que usted mismo lo dé de baja y el nuevo dueño haga la alta el auto a su nombre.

[email protected]