Durante la pasada edición del Hot Sale 2020, la Policía Cibernética de la Secretaría de Seguridad Ciudadana (SSC) recibió denuncias y reportes relacionados con fraudes y sitios phishing, principalmente sobre anuncios sospechosos o falsos en Facebook.

De igual forma, hace unas semanas, la empresa estadounidense 3M denunció que algunas páginas de Internet, así como perfiles en redes sociales, se hacían pasar por representantes de la compañía para vender productos fraudulentos.

Debido al avance de la tecnología, los cibercriminales aprovechan todo canal disponible para obtener información que les permita aprovecharse de los usuarios, y las redes sociales no son la excepción.

Ahora, no solamente se limitan al correo electrónico, mensajes de texto o llamadas; también usan redes sociales como Facebook, Twitter o Instagram, aplicaciones móviles e incluso, juegos en línea, para obtener información de los internautas.

Debido al riesgo que corren los datos personales y financieros en estas plataformas, es importante conocer cómo operan los defraudadores y qué se puede hacer para prevenir una mala experiencia.

A través de su sitio web, la Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (Condusef) alertó que los delincuentes se aprovechan del desconocimiento o del poco cuidado que las personas tienen al utilizar los servicios financieros en línea, convirtiéndose en un blanco fácil para ser víctimas de un delito.

Los métodos más frecuentes y conocidos que utilizan los delincuentes digitales para realizar este tipo de acciones fraudulentas o engañosas son el phishing, vishing, pharming, ransomware y el malware.

Apps y juegos en línea, los nuevos objetivos

En la Nueva Normalidad, la mayoría de las actividades se están llevando a cabo digitalmente, por lo que los usuarios deben tener más cuidado principalmente en redes sociales, alertó Raúl Rico Guisa, director general de la empresa de ciberseguridad Nordstern Tecnhologies.

“Nos enfrentamos a muchos escenarios a los que antes no estábamos acostumbrados, particularmente en redes sociales”, advirtió.

Para el director, no solamente se debe de tener cuidado del correo electrónico o las llamadas telefónicas, ahora, se deben tomar en cuenta otros medios como las aplicaciones en el celular y los videojuegos.

Específicamente, estar alertas en redes sociales de perfiles falsos de usuarios, cuentas que podrían ser manejadas por hackers para robar información sensible y usarla para delinquir.

Para identificar una cuenta falsa, el usuario puede revisar cuestiones como el tipo y el tiempo de publicaciones hechas, así como la fotografía de la persona o empresa; en caso de tener poca información o que sea de reciente creación, se puede empezar a dudar de que se trata de una cuenta real.

“Muchas veces, los usuarios falsos anuncian premios, promociones, supuestos regalos, a veces a cambio de información, dinero o datos, este tipo de estafa sigue sucediendo con frecuencia. Ese es un tema que puede seguir ejecutándose con los perfiles falsos”, aseguró.

Aconsejó no compartir información personal ni financiera en un sitio o aplicación, así como tener cuidado con los datos relacionados con hábitos de compra o cotidianos.

De igual forma, recomendó que en el caso de una compra o servicio financiero, no se brinde información personal o financiera en redes sociales; y si se piensa hacer alguna compra, lo mejor es realizarla a través de plataformas de marketplace establecidas.

Otra recomendación por parte del especialista en ciberseguridad es revisar a conciencia la página, videojuego o app en la que se navegue, así como tomar las precauciones sobre la información requerida y el tipo de interacción que puede tener y para qué es utilizada, especialmente en el caso de los juegos en línea y videojuegos en donde, generalmente, se recaba información del usuario sin que éste se dé cuenta.

En este punto, abundó, se debe tener especial cuidado con los niños y adolescentes que juegan en este tipo de plataformas, quienes no tienen la consciencia plena respecto al manejo y uso de sus datos personales.

“hoy en día como usuarios del mundo digital hay que tener muy claro, cada vez que nosotros adquirimos o está en nuestras manos un dispositivo digital, tenemos una enorme responsabilidad con nosotros para el cuidado de nuestra información, de nuestra seguridad digital y física”, insistió.

Rico alertó que muchos de estos cibercriminales no solamente se dedican a delitos financieros, incluso puede escalar a cuestiones como pedofilia, trata de blancas, tráfico de órganos, secuestro o extorsión.

El especialista indicó que lo mejor es tener actualizado los sistemas operativos, así como el antivirus o cualquier otra protección que blinde los dispositivos en donde siempre se navega.

montserrat.galvan@eleconomista.mx