Sin importar cuál sea el tipo de meta financiera que se proponga, lo recomendación es fijar objetivos alcanzables, creíbles y razonables para cumplirlos, señaló la plataforma fintech Creditas.

Como primer paso para trazar cualquier meta, la fintech consideró que debe reconocer la situación actual en la que se encuentra el bolsillo, ello permitirá conocer a qué áreas darle prioridad, y cuáles reforzar y trabajar más. 

De acuerdo con la plataforma, cuando las metas son claras y factibles, los procesos para llegar a ellas se vuelven más claros y será más fácil comprometerse a realizarlos, además de que una forma práctica de alcanzarlas es aprovechando todos los activos disponibles.

“Lo que te motiva, te hace avanzar. No persigas una meta financiera que no te convence o que no te pertenece, ya que tirarás la toalla a medio camino. La meta debe motivarte a alcanzarla, sino es así, es mejor descartarla”, aseguró.

Una vez trazados estos objetivos, lo mejor es buscar ayuda que permitan tomar mejores decisiones financieras para lograr los propósitos fijados y de acuerdo con el éxito obtenido, se puedan establecer o reinvertir en nuevas metas, inclusive, mucho más grandes. 

Otra recomendación para cumplir más fácil este tipo de objetivos es escribirlos, de esta manera, se podrá analizar los pros y contras, las opciones para llegar a esas metas, así como planificar y dejar plasmado en papel todo lo que ello implica. Para Creditas, si se escribe, será más consciente y tangible para llegar a ella. 

También se debe pensar en una duración específica para ello. Aunque cada objetivo es diferente, establecer un plazo para lograr, poner fechas tentativas de inicio y final, así como momentos clave ayudará a crear un sistema para rendir cuentas y medir los avances que se llevan.

finanzas.personales@eleconomista.mx