Los avances tecnológicos permiten que diversos servicios agilicen sus procesos, y el caso de la inclusión financiera no es la excepción, sobre todo en un país como México, donde el gobierno y el sector financiero tienen el mismo reto en común.

“México, gracias a su ubicación geográfica y a su talento profesional, tiene el potencial de convertirse en un eje central de desarrollo de tecnología en el sector financiero”, afirmó Gustavo Gutiérrez, CEO de la empresa dedicada a la tecnología en pagos Broxel, durante su participación en un panel realizado en la Universidad de Harvard.

Gutiérrez comentó que en un país como México, donde gran parte de la población tiene acceso a un teléfono celular y redes sociales, existe un gran reto para aprovechar estas plataformas con el fin de educar a los mexicanos acerca de temas financieros en aras de disminuir la brecha financiera.

Además, señaló que Broxel “desarrolló la tecnología para facilitar el acceso a opciones de pago para quienes, por ejemplo, no estaban bancarizados, no obstante, el próximo paso es amplificar estas posibilidades a lugares en donde la cobertura de las herramientas financieras es todavía más complicada de obtener”.

Al ser cuestionado sobre la banca tradicional en México, el CEO dijo que “los bancos están realizando un excelente desempeño en cuanto a la transformación digital. Sin embargo, muchas instituciones aún presentan un rezago en este proceso de cambio, y es allí en donde las nuevas empresas encontraron su oportunidad para poner su tecnología a disposición no sólo de los usuarios, sino también de los bancos .

“Broxel ha utilizado su tecnología para ayudar a generar cientos de miles de créditos para la banca, a través del servicio de identificación del cliente, y la construcción de todo el expediente para que el banco pueda otorgar el crédito. De esta manera, ha sido posible participar junto con la banca tradicional en la prestación de servicios para los usuarios”, dijo.

Ley Fintech busca ayudar tanto a usuarios como a empresas

En relación con la Ley Fintech, Gutiérrez señaló que esta legislación nació como una necesidad de inclusión financiera, no sólo para los usuarios, sino también para las propias empresas, ya que actualmente sólo 20% de las compañías tiene acceso a una cuenta bancaria, y únicamente 14% de los comercios posee terminales punto de venta o integradores para aceptar pagos con tarjetas.

Finalmente, Gustavo Gutiérrez precisó que muchos inversionistas a lo largo del mundo tienen establecido invertir directamente en empresas fintech, por lo que se debe aprovechar el momento para que las empresas del ramo desarrollen tecnología para vincular a los usuarios con los procesos de aprendizaje que permitan reducir la barrera de la educación financiera.

“Existen más de 2,500 municipios en México, de los cuales más de la mitad no tiene una sucursal bancaria, además, sólo 30% cuenta con educación financiera, por lo que las empresas expertas en medios de pago debemos seguir generando soluciones para mejorar la calidad de vida los usuarios y de sus familias, mediante una mayor inclusión financiera”, puntualizó.

[email protected]