Ante los problemas financieros, las personas suelen optar por obtener un crédito que les permita subsanar otras deudas, pero de acuerdo con especialistas, ésta podría no ser su mejor alternativa.

De acuerdo con la Encuesta Nacional de Inclusión Financiera, elaborada en el 2012, 23.7 millones de adultos en México usan sólo créditos informales (préstamos de familiares, amigos, agiotistas y casas de empeño).

Sonia Sánchez-Escuer, especialista en finanzas personales, destacó que es importante procurar no pedir dinero prestado y de ser necesario, buscar el financiamiento más conveniente con los mejores precios y, sobre todo, que se adapte a sus necesidades.

Sin embargo, si considera que el crédito es su mejor opción, Eduardo Messmacher, director ejecutivo de la Red de Sucursales de HSBC México, consideró que hay que saber utilizarlo de manera positiva, ya que de lo contrario no sólo no terminará con las deudas que adquirió en diciembre, sino que su nivel de endeudamiento aumentará.

Nunca debe de considerar el crédito como un ingreso, recuerde que es una forma de gastar dinero que vamos a tener en el futuro, pero al final debemos pagarlo, por ello también debemos considerarlo en el plan de gastos , destacó Messmacher.

También debe contemplar el plazo que tiene el crédito que tomará, para ello debe contemplar el tipo de gasto que solventará con él, pues en esta alternativa sólo conviene cuando se trata de bienes o servicios duraderos, pero siempre cuidando que dicho crédito no lo afecte en otros momentos importantes del año, como vacaciones, regreso a clases, etcétera.

Para que la cuesta de enero no se vuelva la cuesta del 2015, el directivo exhortó a que la planeación de sus gastos la tenga todo el año y no sólo contemple sus gastos fijos comunes sino también los esporádicos, tales como la tenencia y las verificaciones de su automóvil, el pago de sus pólizas de seguros, inscripciones a escuelas, etcétera.

Por último, recordó la importancia de guardar un poco de dinero, con el fin de nunca quedar desprotegido ante gastos imprevistos.

Tome sus buenas intenciones de enero y no las deje ir, los propósitos de año nuevo pueden ayudarlo a tener sanas sus finanzas personales , afirmó.