El Sistema de Ahorro para el Retiro cumplirá 23 años de su creación y con toda seguridad ha traído beneficios importantes para el país, así como para las y los trabajadores mexicanos. 

Como sabemos, en el sistema de reparto o beneficio definido que antecedió al actual sistema, los trabajadores en activo pagaban las pensiones de los trabajadores en retiro.

Esto funcionó en un periodo histórico particular, pero cuando cambió la dinámica poblacional, y el número de trabajadores en activo ya no alcanzó para pagar las pensiones, se generó un fuerte problema de financiamiento. 

En pocas palabras, las arcas del Instituto Mexicano del Seguro Social empezaron a dejar de contar con los recursos necesarios para pagar a los pensionados y comenzó a generarse un muy serio problema de deuda pública que estaba frenando el crecimiento del país, y el bienestar de los trabajadores.

Es por ello que en el decenio de 1990 se hizo una reforma para solucionar este enorme problema de financiamiento público, y se optó por migrar a un sistema de contribución definida, en el que los trabajadores hacen aportaciones y van formando un ahorro en una cuenta individual, que se utiliza en el retiro, creando un sistema de afores que administra de manera competitiva estas cuentas.

Derivado de esto, hoy se cuenta con un ahorro que representa 17% del PIB, así como un sector financiero desarrollado que ha permitido que este ahorro se canalice a inversiones productivas y benéficas para México.

Las afores son empresas responsables que se han ganado la confianza del trabajador porque rinden cuentas y toman las mejores decisiones de inversión, respaldadas por personal altamente capacitado y son auditadas de manera permanente por la autoridad.

Las afores se ciñen a un estricto marco regulatorio y, al competir entre sí, se generan incentivos para ofrecer las mejores condiciones de inversión y rendimiento a los trabajadores. Históricamente, las afores han otorgado un rendimiento de más de 5% por encima de la inflación, muy superior a cualquier otra alternativa de inversión disponible en el mercado para cualquier monto.

De hecho, han sido instrumentos espectacularmente buenos en términos de rendimiento para los trabajadores y además tienen responsabilidad fiduciaria de cuidar el riesgo y de obtener el mejor rendimiento para los trabajadores.