El 11 de enero del 2005 Apple lanzó el iPod Shuffle de 512 MB a un precio de 99 dólares (alrededor de 1,120 pesos), cuando sus títulos en el mercado de valores neoyorquino se compraban por 64.56 dólares (alrededor de 730 pesos) cada uno.

Si, en lugar de haber adquirido un reproductor de música, usted hubiera comprado una acción de la empresa, hoy valdría cerca de 600 dólares (alrededor de 7,700 pesos). Invertir su dinero en firmas como Apple o en otras empresas tecnológicas o las puntocom es posible desde una institución financiera local y existen dos formas de hacerlo:

A) Puede adquirir las acciones de la firma de las puntocom que desee de forma directa a través del mercado global de la Bolsa Mexicana de Valores (BMV), si se trata de un inversionista institucional u opera por medio de alguna de las plataformas electrónicas que ofrecen las instituciones financieras locales.

B) O bien, por medio de fondos de inversión especializados como, por ejemplo, los indizados o los Exchange Traded Funds (ETFs) que estén referenciados al sector.

Los ETFs, también conocidos como Tracs en nuestro país, no son otra cosa que un tipo de instrumentos de inversión que conjuga características de los fondos de inversión tradicionales y de cualquier acción listada en la Bolsa, según explicó en entrevista Richard Ramírez, director de Desarrollo Institucional de iShares México, una de las principales distribuidoras de ETFs en el país.

Los ETFs son fondos constituidos bajo una única receta no modificable después de su creación ni siquiera por el asesor financiero, como sucede en un fondo tradicional. Esto brinda transparencia a los clientes, ya que de antemano conocen las ponderaciones que tendrá cada emisora (empresa) dentro del ETF que están adquiriendo , explicó Ramírez.

Los instrumentos se encuentran referenciados a índices bursátiles, sectores y materias primas. Existen ETFs referenciados al Índice de Precios y Cotizaciones de la Bolsa Mexicana de Valores o a índices bursátiles del mundo.

En este sentido, existen dos tipos de ETFs referenciados a acciones: los que replican de forma idéntica el comportamiento de un índice accionario o sectorial y los optimizados, que toman en cuenta sólo las acciones de mayor peso en el índice.

Existen ETFs que replican no sólo el comportamiento de índices bursátiles sino también de otros activos financieros, como los precios de materias primas, el oro, el petróleo e incluso las divisas.

¿QUÉ SON?

Existen ETFs referenciados a índices sectoriales, como las empresas de mediana capitalización o firmas tecnológicas o de Internet.

Dentro del ETF tecnológico Dow Jones Technology Sector, los títulos de la empresa Apple representan 21.5% del total. En el caso de un fondo, por el contrario, el operador de éste decide a qué acciones les dará mayor o menor peso, de acuerdo con lo que considere más conveniente para elevar su rentabilidad.

Actualmente, cerca de 50% del mercado global de la BMV son ETFs y de los 172 que existen bajo la familia de iShares, sólo tres son de renta variable y siete más de renta fija. Los instrumentos referenciados a México son para cualquier clase de inversionista y no sólo para especializados, lo que permite que puedan tener acceso a ellos desde pequeños montos, incluso desde 10,000 pesos dependiendo de la casa de Bolsa, hasta grandes inversionistas.

[email protected]