Verano es una de las épocas más críticas para las finanzas personales de las personas, principalmente por dos factores: las vacaciones de verano reducen el flujo de efectivo de las personas y muchas requieren de liquidez para hacer frente a los gastos del regreso a clases.

De ahí que generar ingresos extras sea más una necesidad que una alternativa y entre las opciones existentes destaca la enseñanza online.

“Aquellos que sean expertos en alguna materia o actividad (cualquiera que sea) tienen la posibilidad de compartir sus conocimientos con personas interesadas de cualquier parte del planeta”, refiere Udemy, una plataforma de formación para aprender y enseñar en línea que emitió algunos consejos para crear cursos desde cero y monetizar con ellos.

¿Cómo funciona?

Convertirse en instructor en este tipo de plataformas permite ganar dinero cada vez que un estudiante se registre en uno de los cursos creados.

Los cursos se dan por Internet y para impartirlos la persona se graba a sí misma explicando el tema, con apoyo multimedia en varias ocasiones, dependiendo del tópico puede ser en varios módulos. Las temáticas son de lo más variadas y van desde programación, matemáticas, negocios, diseño, marketing, hasta lenguajes, música, fotografía, etcétera.

Además de Udemy, otros sitios con el mismo esquema como Skillshare, Udacity, Lynda y Amazing, entre muchos otros, tienen la misma premisa con diferentes modalidades, mediante los cuales se pueden colocar cursos individuales o incluso mediante membresías.

Sin embargo, hay varias consideraciones antes de que una persona comience a compartir sus conocimientos.

La plataforma Udemy recomienda que lo primero es definir la problemática a resolver. “Esto ayudará a determinar cómo enfocar el curso y asegurarse de que responda a una preocupación real de los estudiantes”, explica en un comunicado.

Para ello, es importante que se pregunte: ¿qué problema podrían resolver los estudiantes al tomar este curso? ¿Con qué problemas tienen que lidiar en sus trabajos o en su vida personal? ¿Qué tipo de proyectos o tareas quieren realizar tras completar el curso?

Asimismo, es prioritario que defina el perfil del estudiante al cual quiere dirigirse, debido a que es necesario tener claro quiénes son y qué necesidades de conocimiento tienen.

Para resolver esto, defina a quién afecta el problema que se pretende resolver, dónde trabaja, cuáles son sus necesidades de enriquecimiento personal y profesional.

“Un error común es creer que el estudiante objetivo es cualquier persona. Cuando crea un curso para todos, en realidad no lo está creando para nadie, por lo que hay que ser lo más específico posible”, enfatiza la plataforma.

Por ello también es prioritario definir lo que ya saben los estudiantes antes de empezar el curso, ya que esto le ayudará a entender el conocimiento previo que tienen antes de tomar su curso y así sabrá lo que no tiene que incluir en él.

Para hacer esta delimitación, se debería preguntar qué experiencia tienen los alumnos, qué tema o concepto es el que mejor dominan y qué planea omitir del curso porque los estudiantes ya lo saben.

En tanto, también se recomienda definir qué será capaz de hacer el estudiante al acabar el curso, ya que esto ayudará a identificar los conocimientos que le gustaría que adquirieran.

Para llegar a este punto, habría que preguntarse qué habilidades necesitan adquirir para alcanzar su objetivo, qué habrá cambiado en ellos después de tomar el curso y de qué serán capaces de hacer al acabar el curso.

“Determine lo próximo que deberían hacer sus estudiantes al acabar el curso. Este paso ayudará a descubrir cómo concluirlo y, ¿por qué no?, pensar en qué otras habilidades podrán desarrollar en un futuro y que pueda cubrir con otro”, destaca la plataforma.

Al promover y cobrar

Mientras más personas se enteren de su curso, mayores serán las posibilidades de que lo compren y con ello aumentar sus ingresos. La sugerencia de Udemy es que aproveche sus redes sociales para promocionarlo; si cuenta con un buen número de seguidores o contactos, ellos pueden ayudarle a difundirlo para llegar a más personas.

Tenga en cuenta que algunas plataformas pueden cobrar por subir cursos y en otras esto se puede hacer gratuitamente. Los precios de cada curso pueden oscilar entre 250 y hasta 3,500 pesos y las ganancias se dividen en 50% para el instructor y 50% para Udemy; además, no suele haber límite de cursos para subir.

Por último, recuerde que los cursos son grabados en video para subirse en línea, por lo que se recomienda usar una cámara que ofrezca imágenes en alta definición, evite ruidos de fondo y si cuenta con un micrófono, es mucho mejor.

Además, para captar la atención de los estudiantes se recomienda dividir el curso, el cual puede ser de cualquier duración, en capítulos de entre tres y cinco minutos. También considere acompañar sus clases con presentaciones u otros recursos visuales para hacerlo dinámico.

“Incluya actividades como cuestionarios y casos de estudio, para que sus estudiantes puedan aplicar sus nuevos conocimientos”, concluye la plataforma.

finanzaspersonales@eleconomista.mx