Pagar una tarjeta de crédito en tiempos de pandemia puede ser complicado, por lo que buscar opciones que faciliten lograr este objetivo y liquidar más rápido ese adeudo puede ser benéfico no solamente para el bolsillo, también para tener una vida financiera más sana, señaló la plataforma digital de servicios financieros Coru.

En tiempos de incertidumbre como los que se viven, la plataforma señaló que un primer paso para frenar las deudas es no utilizar los plásticos, a menos que sea necesario, esto evitará generar más deuda, así como poner un alto a las compras.

Indicó que en caso de tener pagos domiciliados o cobros a meses, lo mejor es cumplir con esos compromisos financieros, pero evitar en la medida de lo posible, adquirir más deudas y evitar que se convierta en una bola de nieve.

A decir de Coru, en caso de que la deuda sea muy elevada, una buena opción es renegociarla con la entidad financiera, esto brinda la posibilidad de extender el plazo de pago, consolidar la deuda o armar un plan de pagos fijos que se adapte a las posibilidades del usuario.

“Usualmente, las instituciones financieras suelen tener cierta flexibilidad para que las y los cuentahabientes morosos puedan ponerse al corriente con los pagos”, afirmó. 

También, destacó que para saldar la deuda es indispensable pagar más del mínimo para evitar generar mayores intereses. Esto puede ser todo un reto para muchas personas, por ello es importante hacer ajustes al presupuesto mensual para identificar los gastos innecesarios y que ese dinero se destine al pago de ese adeudo.

La plataforma recomendó no adquirir más deudas para pagar otras, ya que uno de los errores más usuales consiste en solicitar un préstamo para saldar otro compromiso financiero, pero en el caso de una tarjeta de crédito no es muy recomendable y puede salir contraproducente. 

finanzas.personales@eleconomista.mx