A pesar de que la mayoría de las restricciones, derivadas de la pandemia, se levantaron debido al semáforo epidemiológico, muchas personas decidieron retomar algunas actividades como viajes a diversos destinos turísticos, sin embargo un escenario muy común en redes sociales son las dudas derivadas de muchos viajeros respecto a sus paquetes vacacionales.

En este sentido, la Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco) destacó cuáles son las atribuciones y qué no está permitido por parte de las agencias de viaje en sus paquetes turísticos, así como de qué forma es posible actuar si dichas agencias incumplieron con la prestación de sus servicios.

“Lo que ofrezcan las agencias de viajes deben estar a disposición de los usuarios-turistas y especificar los servicios de que consta, las características y modalidades en la prestación de cada uno de ellos, el tiempo de duración, el precio total, así como las circunstancias no imputables al prestador por las cuales el servicio puede variar”, detalló la Profeco.

Es importante que previo a la compra de su paquete vacacional, revise todo lo relacionado con la agencia de viajes que planee contratar: desde los aspectos básicos como el domicilio, medios de contacto de la agencia, términos y condiciones, formas de pago, cargos adicionales así como todo lo relacionado con los mecanismos de cancelación, devolución y cambio.

“Antes de que realices cualquier pago o confirmación, hay que revisar que las páginas de Internet cuenten con condiciones de seguridad como “https://” y un icono de candado cerrado. Se debe evitar el uso de equipos públicos y hacer tratos a través de páginas de Facebook, Instagram o Whatsapp, pues con frecuencia se trata de fraudes al ofrecer paquetes atractivos a precios de ganga”, refirió la procuraduría.

Revise las quejas

De acuerdo con la Profeco, otra manera de conocer la confiabilidad de la agencia de viajes a la que piensa acudir es por medio de la consulta de quejas que puede tener, ¿cómo? Existen tres opciones, la primera es a través del Buró Comercial de la Profeco (https://burocomercial.profeco.gob.mx/); la segunda es mediante el Registro Nacional de Turismo (https://www. gob.mx/sectur/articulos/registro-nacional-de-turismo-25058) y la tercera opción es por medio de la Asociación Mexicana de Agencias de Viajes (AMAV).

Dentro de la Ley Federal de Protección al Consumidor, los proveedores de estos servicios están obligados a informar y respetar los precios, tarifas, términos, plazos, fechas, modalidades, reservaciones y demás condiciones conforme a las cuales se hubiera ofrecido, obligado o convenido con el consumidor la entrega del bien o prestación del servicio.

De igual forma, los proveedores deberán prestar el servicio de acuerdo con los términos y condiciones ofrecidos en la publicidad, a excepción de un convenio en contrario o consentimiento escrito del consumidor.

“Es decir, ante la existencia de un contrato el proveedor tiene la obligación de respetar las cláusulas implícitas en el mismo y bajo ninguna circunstancia será negada la información de los productos o servicios”, agregó la Profeco.

finanzas.personales@eleconomista.mx