Uno de los principales propósitos que mucha gente se pone al empezar el año es mejorar sus finanzas, ya sea pagar deudas, administrar mejor sus recursos, o bien ahorrar.

Forjarse este hábito es un pilar importante para tener finanzas personales sanas. Sin embargo, se habla mucho de su importancia y muy poco sobre cómo convertirse en un verdadero ahorrador.

Si quiere ahorrar e incorporar esta práctica en su día a día pero no sabe cómo hacerlo, hay algunos consejos que debe de tomar en cuenta y le ayudarán a fomentar este hábito, mismo que se reflejará en su bolsillo.

Daniel Castro, director de Estrategia de Banca Personal de Banco Sabadell, señaló que antes de empezar a ahorrar no solamente debe necesita ganas de hacerlo, sino tener un objetivo para hacerlo y para qué quiere usar ese dinero: para pagar la escuela de los hijos, comprar un coche o cualquier otro.

Explicó que si no se cuenta con una meta clara lo mejor que podemos hacer es iniciar con metas a corto plazo con cantidades pequeñas, y conforme adoptemos el hábito se puede incrementar el monto y el periodo.

“Cuando ahorramos por ahorrar y al final vemos esa cantidad de dinero en nuestra cuenta, es mucho más fácil gastarlo. En cambio, cuando tenemos una meta de ahorro clara, es más probable que evitemos gastarlo”, indicó.

Castro destacó que conocer nuestros gastos es fundamental, en medida que identifiquemos lo que consumimos en necesidades básicas y actividades recreativas, así como reconocer aquellos gastos hormiga. Identificando esto, será más sencillo recortar el presupuesto para destinarlo a nuestras metas de ahorro.

Alejandro Saracho, director de la consultoría de educación financiera Reconfiguración Financiera, indicó que antes de comenzar a ahorrar es fundamental hacer un presupuesto, semanal o mensual. Esta acción ayudará a tener, no sólo un mejor control de nuestros gastos, sino a identificar con cuánto capital disponemos para ahorrar.

“Muchas personas no logran ahorrar porque no tienen un presupuesto y con ello una delimitación de hasta dónde dijeron que iban a gastar”, afirmó.

¿Con cuánto empiezo?

Una pregunta muy común al empezar a hacerse de este hábito es la cantidad que debemos apartar. En opinión del directivo de Banco Sabadell, aunque muchos expertos señalan que hay que tener un ahorro de 20 o 10% de nuestros ingresos, señaló que se puede comenzar con montos pequeños para después incrementarlos.

Explicó que si al final de la quincena o del mes se encuentra con que únicamente dispone de 5% de sus ingresos para guardar, no importa que sea una cantidad pequeña, es un gran comienzo para iniciar a formar este hábito.

A decir del director del Reconfiguración Financiera, se puede empezar ahorrando con poco sin tener que sacrificar los ingresos o gastos fijos, de lo contrario, si se sobrepasan las expectativas de lo que uno en realidad puede ahorrar, este hábito se puede percibir como algo negativo y renunciar a seguir haciéndolo.

Los expertos coincidieron en asignar una cuenta específica destinada el ahorro. Daniel Castro destacó la importancia de abrir una cuenta, sea de débito o cualquier otro producto que se adecue a sus necesidades, ya que no servirá de mucho que deje la cantidad apartada en el mismo sitio de donde toma el dinero para sus gastos.

En cambio, Alejandro Saracho señaló que lo mejor es ahorrar en un vehículo de inversión y no en una cuenta de banco. De lo contrario, al tener ese dinero cerca, la gente lo gasta. Comentó que cuando se invierte muchas aseguradoras o empresas financieras descuentan ese monto de la cuenta del usuario y ya no tiene la tentación de querer gastarlo.

Uno de los principales enemigos del ahorro son los gastos hormiga. Por ello, el directivo de Reconfiguración Financiera detalló que, cuando se empieza a ahorrar, se debe tratar de eliminar este tipo de compras como el café, las botanas o cualquier otro, muchas de las cuales se hacen de manera emocional. Antes de hacer cualquier gasto impulsivo, dijo, es importante reflexionar si realmente lo necesitamos y lo que deseamos.

“Todos estos pequeños gustos personales terminan siendo gastos hormiga y afectan al bolsillo. No nos damos cuenta hasta que hacemos la suma en total”, aseguró.

¿Sirven los retos para ahorrar?

Algunas dependencias o expertos financieros han lanzado retos, como el de los 30 días o de las 52 semanas, para que con cantidades pequeñas los usuarios destinen una parte de sus ingresos al ahorro.

Alejandro Saracho indicó que si bien este tipo de ejercicios pueden ayudar, si la persona no es disciplinada y constante, se va a quedar a la mitad del camino y no concretará su meta.

[email protected]