En México, la cultura de la prevención no está precisamente arraigada. Productos de previsión financiera como los seguros, el ahorro para emergencias, entre otros, son poco comunes y desafortunadamente estos montos que son de gran utilidad ante emergencias son solicitados hasta que el imprevisto se presenta, por lo regular recurriendo a endeudarse.

En este rubro destacan los planes de previsión funerarios. Estos servicios que atienden las necesidades de servicios funerarios cuando una persona falta tienen poca penetración en nuestro país; mientras que en regiones europeas la penetración es de 70% e incluso en Latinoamérica países como Colombia tienen indicadores que oscilan en 30 por ciento. en México este rubro es de apenas 1.4%, según la empresa Gayosso.

Este tipo de planes es ofrecido por compañías funerarias como Gayosso o J. García López, pero también por aseguradoras como Mapfre. Entre los costos que asumen destacan los más básicos como el traslado del cuerpo, gastos por trámites, sala de velación, así como el tipo de sepelio que la persona prefiera: entierro o cremación.

Los beneficios

Adquirir un plan de servicios funerarios con antelación puede generarle un ahorro de hasta 50%, dado que contratar estos servicios al momento es mucho más costoso, explicó Óscar Chávez, director de Planeación y Nuevos Negocios para Gayosso.

Además del ahorro monetario, el directivo destacó que considerar estos servicios previamente le evitará a la persona tener que atender trámites y otros procesos que hacen más complicado el momento.

Antes de contratar uno de estos paquetes, hay que considerar qué elementos deberíamos estar comparando.

Un servicio funerario completo incluye ataúd o urna en caso de cremación, traslados locales, embalsamado y preparación del cuerpo, sala de velación y cafetería, así como la propiedad de descanso final en sus cementerios o mausoleos.

Estos elementos en conjunto pueden tener un costo de 37,000 hasta 54,000 pesos, dependiendo de la compañía a la que se acuda, pero ojo: estos costos son mediante contrataciones previas, ya que los servicios en el momento pueden alcanzar hasta 100,000 pesos.

Un plan de previsión funerario puede ser personalizado según sus necesidades y posibilidades. Además, se suele disponer de una variedad de formas de pago, ya que se puede liquidar de contado, con la domiciliación a tarjetas de crédito y hasta pagos en tiendas de conveniencia.

Cabe señalar que en algunos casos el precio del plan funerario se congela al momento de adquirirlo, por lo que es una inversión que mantiene su valor. Además, en algunos casos, los planes funerarios son transferibles para familiares y amigos para el momento en que lo requieran.

Las barreras

A decir del directivo de Gayosso, hay dos principales factores que inhiben la penetración de este tipo de servicios en México.

“La cultura del ahorro y prevención en general es muy baja; el mexicano no ahorra, no prevé. Además, la muerte en México es un tema tabú, la gente no quiere hablar de previsión porque es llamar la muerte, les da miedo”, consideró.

A pesar de que la mayoría de las personas tiene conocimiento de cómo funcionan estos productos, Óscar Chávez indicó que estos factores persisten.

No obstante, en los jóvenes ya está presente la consciencia sobre la importancia de estos productos, pues adquieren este tipo de productos para sí mismos e incluso para sus familiares.

[email protected]