Cuando estamos por adquirir un auto, sobre todo a través de una agencia, se nos suelen ofrecer varias cotizaciones de un seguro para el vehículo y, en varias ocasiones, las opciones disponibles provienen de una sola aseguradora, pero ante esto hay que tener en cuenta que no es obligatorio adquirir una póliza con la agencia.

Así lo advierte la Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (Condusef), ya que, de acuerdo con la reforma financiera, las personas pueden elegir la aseguradora de su preferencia.

“Cuando acuda a la agencia, el vendedor deberá mencionarle los términos y condiciones del contrato de venta del auto así como la compañía de seguros con la que trabajan y sólo deberá recomendarse adquirir el seguro con ellos; sin embargo, el vendedor jamás deberá forzarle a comprarlo”, indica la comisión en su publicación mensual Proteja su Dinero.

Al no ser obligatorio hacer la adquisición mediante el establecimiento, tiene la libertad de cotizar, comparar y adquirir el seguro con la institución que más le convenga, explica.

No obstante, la dependencia sugiere que tenga en cuenta que la venta de la cobertura depende del modelo del vehículo, ya que cada aseguradora establece los requisitos y las exclusiones para asegurar la unidad.

Por ello, la Condusef recomienda que compare antes de adquirir un auto nuevo y antes de firmar el contrato de adquisición tenga en cuenta el pago del seguro.

Si enfrenta algún problema con una institución financiera, exhortó a interponer una denuncia para hacer valer sus derechos.

¿Comprar un seguro a plazos o de contado?

Por otra parte, al adquirir un vehículo también se nos ofrece la alternativa de hacer los pagos de contado o a mensualidades que son sumadas al pago del crédito automotriz, por lo que puede surgir la duda de cuál esquema es el más adecuado.

Al respecto, la Condusef recomienda optar por pagar el seguro a plazos únicamente cuando no le alcance para hacerlo de contado, es decir, si está muy limitado de dinero y tiene que solventar otros gastos.

“Tome en cuenta que no le conviene pagar una cosa para dejar de cumplir con otras obligaciones”, advierte.

Adquirir un automóvil nuevo es una gran inversión, continúa la comisión, por lo que “si tiene el dinero para liquidar el seguro en una sola exhibición y además cuenta con liquidez para continuar con su presupuesto, entonces no tiene ninguna necesidad de optar por el financiamiento”.

Abstenerse de liquidar la compra de una cobertura automotriz en pagos le ayuda a evitar el pago de intereses, más otros cargos que pudieran derivarse de su cumplimiento tardío.

finanzaspersonales@eleconomista.com.mx