Mantener una cuenta bancaria dentro de una institución financiera implica diversas responsabilidades. Tal es el caso del destino que se le dé a los recursos que tiene en dicha cuenta, en caso de que llegue a faltar.

De acuerdo con BBVA México, cuando se contratan servicios financieros como cuentas de ahorro, nómina, inversiones o seguros, los usuarios deben nombrar a las personas que serán beneficiarias de los fondos que existan en dichas cuentas al momento de fallecer.

“Mantener actualizada esta información es de suma importancia para evitar inconvenientes en el futuro y proteger su patrimonio”, refirió la entidad.

En el caso de los beneficiarios, éstos son quienes recibirán el total o una parte de los fondos que se encuentran en una cuenta tras el fallecimiento del titular. El porcentaje de participación de cada beneficiario y su relación de parentesco son estipulados por el titular de la cuenta al momento de firmar el contrato del producto financiero en cuestión.

En el mejor de los casos, esta información no cambia con el paso del tiempo, pero en otros podría suceder que los beneficiarios cambien de domicilio, que fallezcan antes que el titular de la cuenta, o incluso que este último tenga en mente incluir nuevos beneficiarios o cambiar el porcentaje de participación de cada uno de ellos, señaló BBVA México.

Al respecto, la entidad agregó que es de suma importancia notificar dichos cambios a la institución financiera que maneja la cuenta, para que de esa forma se asegure que el destino de los recursos será el correcto. Es importante y conveniente actualizar la información de beneficiarios de manera oportuna y no postergarlo para evitar complicaciones.

¿Y si nadie reclama?

Seguramente podrá existir la duda de si es beneficiario de alguna cuenta de ahorro o seguro de vida, por ello es importante que sepa de qué manera actuar ante este tipo de situaciones.

BBVA México destacó la importancia de estas situaciones, ya que, de acuerdo con el artículo 61 de la Ley de Instituciones de Crédito, los fondos de cuentas que permanecen inactivas durante un periodo de tres años son incorporados a una cuenta global manejada por la propia institución financiera, generando rendimientos.

“Si el cuentahabiente no se presenta en los tres años consecuentes a hacer algún movimiento en la cuenta, los fondos serán otorgados a la beneficencia pública”, aseveró el banco.

Lo anterior también aplica de igual manera si los beneficiarios no reclaman el dinero de la cuenta. Por ello es importante, además de designar a los beneficiarios, notificárselo, de modo que puedan realizar los trámites pertinentes en caso de ser necesario.

Actúe con asistencia de los expertos

Para saber si pertenece o es beneficiario de alguna cuenta bancaria o seguro de vida de una persona fallecida, la Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (Condusef) pone a su disposición sus subdelegaciones con el fin de otorgar la asesoría correspondiente.

En el caso de una cuenta bancaria, el trámite es sencillo, ya que tendrá que acudir a la subdelegación más cercana a usted y realizar la Solicitud de Beneficiarios de Cuentas de Depósito, cumpliendo con una serie de requisitos, entre los que deberá presentar su identificación oficial, así como una copia del acta de defunción del titular de la cuenta. Posteriormente, si la investigación arroja que es beneficiario, la Unidad Especializada de Atención a Usuarios de su banco continuará el proceso indicándole los pasos a seguir.

En el caso de los seguros de vida, es necesario llevar a cabo una Solicitud de Información Sobre Asegurados y Beneficiarios (SIAB Vida), en la que se realizará un proceso similar al que llevan las cuentas bancarias, incluida la misma documentación que se presenta para las cuentas bancarias. En caso de ser beneficiario, la Condusef refiere que se le dará a conocer el procedimiento correspondiente para recibir los recursos.

La Comisión añadió que si resultó ser beneficiario, se le informará el nombre de la aseguradora, así como la vigencia y número de póliza del seguro de vida.

La respuesta del SIAB Vida se emite en un máximo de 30 días hábiles siguientes a la fecha de presentación de la solicitud.