El gobernador de Veracruz, Miguel Ángel Yunes Linares, anunció que con el refinanciamiento de la deuda pública se logró un ahorro de 2,000 millones de pesos anuales para el estado, los cuales se destinarán a tareas sustantivas como la seguridad pública, salud y educación.

Explicó que en este año se destinaron 6,600 millones de pesos a esta deuda, y con el refinanciamiento, en el 2018, se pagarán sólo 4,600 millones, consiguiendo una disminución de 2,000 millones, lo que equivale a un ahorro de 5.4 millones de pesos diarios.

Señaló que las administraciones anteriores dejaron una deuda de 46,000 millones de pesos, y por la cual los veracruzanos tenían que pagar a los bancos 18 millones diarios de interés. Precisó que la reestructuración no significa incrementar la deuda, sino lograr bajar los altos intereses que paga el estado y eliminar penalidades injustas.

“Y para tener una idea, este ahorro de 2,000 millones de pesos equivale a 100% de la nómina de pensionados en el 2018; equivale a 50% del presupuesto destinado al Seguro Popular”, puntualizó.

En el largo plazo, con el refinanciamiento se ahorrarán más de 40,000 millones de pesos. “Es un gran ahorro; tendremos los veracruzanos un déficit menor y liberaremos recursos para acciones sustantivas del estado que actualmente cuentan con recursos presupuestales limitados”.

Por último, el gobernador estatal adelantó a los pensionados y jubilados que recibirán su pago en el momento en que lo deben recibir y completo. “No habrá —como lo había antes— ninguna restricción para que reciban las prestaciones a las que tienen derecho”.