Si bien mandatarios de seis entidades del país acordaron respaldar la estrategia contra el robo de combustible emprendida por el gobierno federal, advirtieron que para solucionar el problema todavía existe la urgencia de nuevos mecanismos para mejorar la distribución de la gasolina a los estados afectados.

Tras la conferencia conjunta que ofrecieron cuatro de los ejecutivos locales con los titulares de las secretarías de Gobernación, Energía, y Seguridad y Protección Ciudadana, el gobernador de Michoacán, Silvano Aureoles, reveló que el gobierno federal “está valorando reabrir en las próximas 72 horas el ducto de la refinería de Salamanca, que suministra combustible a Michoacán y a otros estados del centro del país”.

En su cuenta de Twitter, afirmó que esto “resolvería en gran medida el problema del desabasto que estamos enfrentando”, para lo que, dijo, es necesario garantizar la vigilancia de los ductos.

En la sede de la Secretaría de Gobernación, el mandatario de Michoacán aseguró que “si el ducto Salamanca-Guadalajara se abre en las próximas 72 horas, se va a empezar a regularizar el abasto” a reserva de que se presenten fallas que obliguen a que se vuelva a cerrar. En tanto esto ocurre, indicó que el estado continuará con el abastecimiento por medio de pipas hasta que los ductos sean abiertos.

“Estamos afinando la estrategia para movilizar hasta 100 pipas desde el puerto de Lázaro Cárdenas, para así ampliar la capacidad de transportación del combustible a los distintos puntos de la entidad”, refirió.

El gobernador aseguró ante los medios que hay organización con los distribuidores para transportar y surtir estaciones, sobre todo en la parte centro del estado, “a través de un convoy de pipas de los propios concesionarios y con eso hemos disminuido la presión”.

Explicó que actualmente el abasto en Morelia y la zona centro del estado es de alrededor de 25%, mientras que hacia el puerto de Lázaro Cárdenas hay mayor margen ya que, expuso, ahí ha llegado el combustible por medio de buques y se ha trasladado a otros puntos de la entidad.

“Hemos ido a Lázaro Cárdenas a cargar, de tal manera que lo que nos hace falta es el mecanismo de transporte, lo que estamos resolviendo con los propios distribuidores de gasolina”, expresó.

Por su parte, Diego Sinhue Rodríguez, gobernador de Guanajuato, dijo que se negocia con empresarios de Texas la importación de gasolina y con compañías nacionales su traslado, en tanto se resuelve la emergencia, ya que, advirtió, es la entidad más afectada por el desabasto de gasolina. No obstante, aclaró que ésta no es la solución definitiva.

“De 600 gasolinerías que hay en el estado sólo 15% tiene gasolina (aunque) no tenemos problema con el diesel, con lo que tenemos el transporte público activo”, señaló.

Reiteró que este asunto ya ha tenido costos económicos y sociales en Guanajuato. “Los empresarios ya están cuantificando las afectaciones en el sector turístico, comercio y la industria”.

Explicaciones

La secretaria de Energía, Rocío Nahle García, comentó que en la reunión con gobernadores se les explicó el contexto de la operación contra el robo de combustible.

“Precisamente, los gobernadores aquí presentes están en la zona del Bajío, donde el transporte de molécula a través de ductos es donde hemos tenido mayor robo de hidrocarburos. Se explicó por parte del personal de Pemex cómo se está interviniendo los ductos, cómo se empacan, cómo se hace la prueba, cuándo hay caída de presión, cómo hemos estado sacando los diferentes tramos de ductos, sobre todo de Tula-Salamanca, Salamanca-Morelia, Morelia-Guadalajara”, expuso.

Al aceptar que la zona del Bajío es la que ha presentado una distribución más lenta, la funcionaria federal dijo que los mandatarios mostraron una “actitud positiva” de terminar con el huachicol.

“Por eso, estuvimos cruzando datos, qué gasolinerías son de Pemex, cuáles son privadas, los permisos de importación que están vigentes, quiénes están importando, cómo están importando”, acotó.

Carpetas de investigación

La secretaria de Gobernación, Olga Sánchez Cordero, informó que, hasta ahora, hay más de 1,700 carpetas de investigación abiertas en la Procuraduría General de la República en torno al robo de combustible en el país, y agregó que para proceder, éstas requieren de bases sólidas “de tal suerte que no se nos caigan en la judicialización”.

En la sede de la secretaría a su cargo, declaró que las necesidades y observaciones de los seis gobernadores (Michoacán, Querétaro, Jalisco, Guanajuato, Estado de México e Hidalgo) presentes en el encuentro, se atendieron con el objetivo de acelerar la solución a la problemática en materia de abasto del combustible. “Este diálogo va a continuar”, aseveró.

“Estamos tomando las medidas necesarias para la distribución, hay combustible suficiente, hay muchos barcos (que) están descargando en este momento en nuestro país; no hay escasez de combustible, solamente tenemos un problema momentáneo de distribución”, ahondó.

[email protected]