Guadalajara, Jal. Debido al patrimonio histórico y cultural con que cuenta, Jalisco prevé este año un crecimiento a doble dígito en turismo rural.

No obstante que las tarifas en las Haciendas y Casonas que tiene el estado oscilan entre 2,500 y 10,000 pesos por noche, los visitantes nacionales y extranjeros que optan por este alojamiento están dispuestos a pagar más a cambio de vivir la experiencia de hospedarse en recintos llenos de cultura, historia y arte.

“Por ejemplo, en la ciudad de Sayula, pudiera conseguir una tarifa de 2,500 pesos, pero eso implica que no le van a dar solamente una cama y un baño limpio, implica toda una experiencia, los sentidos van a estar motivados, que se perciba el lugar a través de la vista, el olfato, el tacto, con todo lo que ofrecen estos establecimientos”, dijo a El Economista el vicepresidente de la Asociación de Haciendas y Casonas de Jalisco, Antonio Gutiérrez Martín.

Y es que, quienes visitan Sayula —municipio ubicado a una hora de distancia de Guadalajara—, pueden conocer la casa donde nació Juan Rulfo así como degustar la tradicional cajeta y el ponche de granada que son típicos de esa región, además de visitar los talleres artesanales donde se elaboran los cuchillos que gozan de fama internacional.

“Nosotros tenemos una segmentación de gente de 40 años para arriba. Debido a las tarifas que estamos cobrando, no es un turismo fácil, es un turismo donde el estándar es bastante bueno”, comentó Gutiérrez Martín.

“Sí llegamos a tener tarifas hasta de 10,000 pesos; por ejemplo, hay habitaciones en Hacienda El Carmen en Ahualulco de Mercado, donde es toda una experiencia la que se vive ahí en un espacio privado, con alberca privada y spa”, detalló el empresario.      

De acuerdo con estadísticas de la asociación que afilia un total de 30 haciendas y casas rurales en 18 municipios de la entidad, 80% de los visitantes son nacionales y 20% extranjeros.

“El 20% llega sobre todo a aquellas poblaciones que tienen una publicidad internacional, por ejemplo, Tequila o Puerto Vallarta que son prácticamente los lugares que son más frecuentados por aquellos turistas internacionales que quieren vivir la experiencia”, refirió Antonio Gutiérrez.

“Esos 30 establecimientos son hoteles que tratan de reflejar lo mejor de nosotros dentro de lo que es la experiencia en provincia, la experiencia que se puede vivir con la tradición de aquellos pueblos, de aquella historia, de los sucesos que en un momento dado nos remontan al pasado y a ello se suma la gastronomía, el arte”, subrayó el vicepresidente de la asociación de Haciendas y Casonas.

Gutiérrez Martín refirió que a diferencia del servicio de hospedaje que se ofrece a través de plataformas tecnológicas donde, dijo, se corre el riesgo de que las fotografías digitales que se muestran no correspondan a la realidad, las Haciendas y Casonas de la asociación ofrecen garantía de calidad.

“Dentro de la misma asociación tenemos comités que revisan los estándares de calidad de cada uno de nuestros asociados y eso implica una garantía de que la experiencia será positiva”, puntualizó.

abr