Querétaro, Qro. La propuesta de retomar el proyecto del Tren México-Querétaro desenvuelve oportunidades de crecimiento para diversas actividades productivas, tanto en el entorno estatal como a nivel regional.

La magna obra fue suspendida indefinidamente en enero del 2015, por la pasada administración federal; el 05 de octubre del presente año fue retomado por la actual gestión, como parte de la carretera de 39 proyectos de infraestructura en los que se buscará la necesaria participación de la iniciativa privada.

El anuncio para reemprender el proyecto genera expectativas para que su materialización funja como un detonante regional, planteó el economista -y académico de la Universidad Autónoma de Querétaro (UAQ)- Humberto Banda Ortiz. Retomarlo también conlleva un cambio en la apuesta del gobierno federal, que había concentrado grandes proyectos de infraestructura principalmente en el sureste mexicano.

La ejecución del tren contraería una mayor dinámica en la reactivación económica regional, además de perfilar a la zona como un polo de atracción de inversiones, al contar con este nuevo esquema de movilidad en el centro del país. El tren -expuso el especialista- sería un motor de crecimiento regional, con especial hincapié en Querétaro, donde se ubicará una terminal. La propuesta, añadió, también podría generar un aumento en los flujos migratorios hacia los estados de la región, principalmente Querétaro, lo que a su vez implicaría una mayor demanda de servicios públicos e infraestructura.

El sector inmobiliario proyecta que de concretarse el tren sea un detonante para esta actividad, tanto en el ámbito habitacional como industrial y un atrayente de inversión extranjera, expuso la presidenta de la Asociación Mexicana de Profesionales Inmobiliarios (AMPI), Capítulo Querétaro, Ivonne Gutiérrez Hernández. “Creo que si se logra el proyecto del tren, puede ser un detonante muy importante para nosotros, no solo para la comisión habitacional, sino ahora que tenemos las comisiones industrial, agraria y de inversión extranjera”, mencionó.

Las actividades logísticas, turísticas e industriales, también se enlistan entre las que tendrían nuevas vertientes de crecimiento a través de este proyecto de infraestructura, añadió el presidente de la Cámara Nacional de la Industria de la Transformación (Canacintra) en la entidad, Jorge Rivadeneyra Díaz. “Estamos seguros que esto puede detonar aún más el crecimiento industrial, turístico y logístico de Querétaro.  (…) Desde que se arranque la construcción del proyecto vamos a ver una reactivación económica y sí necesitamos ese tipo de detonantes”, apuntó. El industrial expuso que la propuesta de que cambie la terminal – de la capital del estado hacia el Aeropuerto Intercontinental de Querétaro y en San Juan del Río- facilitará que en el caso del AIQ, sea una alternativa para usuarios que actualmente viajan desde el Aeropuerto Internacional de Ciudad de México (AICM).

La dinámica comercial y el flujo de turistas, entre ambas localidades, es otra vertiente a potenciarse con la puesta en marcha del tren, visualizó el presidente de la Cámara Nacional del Comercio, Servicios y Turismo (Canaco Servytur), delegación Querétaro, Carlos Habacuc Ruiz Uvalle. La cercanía entre ambos puntos -agregó- actualmente ya es referencia de intercambio comercial, por lo que agilizar la conexión entre una ciudad y otra, abre ventajas de desplazamiento. “La cercanía que tenemos con la Ciudad de México nos habla del intercambio comercial que tenemos con ellos.  El tener esta movilidad hacia la Ciudad de México, el tráfico, hace muy complicada la comunicación, entonces esto va a ayudar en que genere una economía transversal, trae beneficios en automático, en movilidad y en las ventajas de tener cercanía con Ciudad de México”, comentó.

El tren es parte de los 39 proyectos de infraestructura -presentados por el gobierno federal e iniciativa privada- que en suma representan inversiones por 297,344 millones de pesos.

La propuesta de inversión asciende a 51,300 millones de pesos en el subsector de ferrocarriles, representa 17.2% de la inversión total de la cartera de proyectos presentados; previendo que la obra inicie en junio del próximo año, mediante una concesión.  El promotor de la obra será la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT).

Proyectos previos

Uno de los beneficios que se visualizan con el tren es crear un eje estructurador del transporte de pasajeros que dé servicio a las principales zonas industriales del país, disminuya los costos de transporte, aumente la productividad, para incrementar la competitividad de las actividades de la región, expone el memorial documental denominado Construcción del Tren rápido Querétaro-Ciudad de México, que documenta el proyecto en el lapso de 2012 a 2018, publicado por la SCT. El documento precisa que inicialmente la ubicación del proyecto consideraba la zona centro del país, con un trazo entre Ciudad de México, Estado de México, Hidalgo y Querétaro.

Entre las características generales, se describe como un tren eléctrico de alta velocidad, el primero en su tipo en el continente americano, con un trazo de 210 kilómetros, de los cuales 15.9 kilómetros son en viaducto y 11.6 kilómetros en túnel; contemplaba dos terminales, una en Buenavista y la otra en la ciudad de Querétaro; correría a una velocidad máxima de 300 kilómetros por hora, completando el recorrido en 58 minutos.

viviana.estrella@eleconomista.mx