Puebla, Pue. El gobierno de Tlaxcala inició pláticas con la automotriz china BAIC Motor para buscar que instale una planta en su territorio, además, apostará por atraer otras autoparteras para suministrar a la fábrica de Audi que se encuentra en el estado vecino de Puebla.

Así lo reveló a El Economista el secretario de Turismo y Desarrollo Económico de Tlaxcala, Jorge Luis Vázquez Rodríguez, quien explicó que ello fortalecerá el clúster automotriz creado, y aseguró que se apostará también por clusterizar las industrias textil y química.

En el caso del acercamiento con la firma asiática, que produce automóviles de combustibles y eléctricos, refirió que se dio durante la misión comercial realizada en marzo pasado, a la cual fue invitado el mandatario Marco Antonio Mena.

El secretario dejó en claro que fue una primera reunión, pero recalcó que la intención de BAIC es abrir mercado para su marca en México, lo cual está en función de que analicen las condiciones de logística, con base en su plan de negocio e impacto, aunado a conocer la territorialidad del estado.

Comentó que entre las ventajas de Tlaxcala se encuentra su cercanía, a dos horas del puerto de Veracruz, y su conexión con la Ciudad de México, para los fines comerciales que busca esa armadora china, por lo que trabajamos directamente ya con los directivos chinos para poder concretar una inversión .

Bajo este contexto, fue cauteloso en no dar fechas ni montos de inversión, debido a que no hay algo en concreto, pero expuso que hay la disponibilidad de ofrecer buenas condiciones, como dar algún incentivo a través del Impuesto Sobre Nómina (ISN).

Vázquez Rodríguez abundó que se tienen tres tipos de exenciones para las empresas: una por generación de empleos; cuando tienen domiciliada la empresa en Tlaxcala, para sólo cobrarles 2% del gravamen; y que haya un convenio para mejoras en una empresa, siempre y cuando así lo autorice el Consejo de Finanzas.

miguel.hernandez@eleconomista.mx