Tijuana, BC. Anualmente, alrededor de 50 millones de personas cruzan la frontera entre Tijuana y San Diego, por lo que ambas ciudades apuestan a que los proyectos de infraestructura agilicen la movilidad para fortalecer el intercambio comercial que equivale a unos 140,000 empleos en el municipio de Baja California.

Durante los últimos tres años, la modernización de proyectos como el puente binacional del aeropuerto de Tijuana Cross Border Xpress (CBX) o el puerto fronterizo de El Chaparral y, actualmente, con los avances en la obra de la garita Otay Mesa II, se convirtieron en la principal estrategia por parte de los gobiernos mexicano y estadounidense para mantener el dinamismo.

El alcalde de Tijuana, Juan Manuel Gastélum Buenrostro, dijo que una de las prioridades para mejorar las condiciones comerciales entre Tijuana y San Diego, como región binacional, es la modernización del Tratado de Libre Comercio de América del Norte, aunque en el caso de las ciudades fronterizas la agilización de los cruces también es vital.

Destacó que en la actualidad México es el mercado de exportación más grande de California, con 15% de las exportaciones y un valor de más de 26,000 millones de dólares anuales.

El CBX, la terminal y puente peatonal transfronterizo recientemente construido, que lleva a los pasajeros aéreos desde Estados Unidos al Aeropuerto Internacional de Tijuana y viceversa, en 10 minutos, tuvo 2 millones de pasajeros en el 2017 y proyectan que para el 2018 cierre con por lo menos 2.4 millones.

Gastélum Buenrostro explicó que además de la modernización de los puertos ya existentes, Tijuana y San Diego contarán con otra garita: Otay Mesa East II, el Puerto Modelo del Siglo XXI.

Dicho proyecto, que requiere alrededor de 750 millones de dólares en inversión, combinará instalaciones prácticas de inspección en ambos lados de la frontera con innovaciones en carriles reversibles y peaje segmentado según el tiempo de espera para cruzar la frontera.

“Tijuana se ha convertido en una economía importante con 140,000 empleos vinculados a las industrias automotriz, aeroespacial, electrónica y de dispositivos médicos que exportan principalmente a los Estados Unidos, éste es el reflejo de los lazos que ambas ciudades mantienen y la convierten en una sola región comercial”, indicó el alcalde.

Pérdidas

San Diego Association of Governments, organismo integrado por 18 municipios del otro lado de la frontera, advertía en su último estudio que las pérdidas por esperar entre una o hasta cuatro horas para ingresar de Tijuana hacia Estados Unidos alcanzaba los 7.2  de millones de dólares.

Lo anterior sirvió como respaldo para lanzar la propuesta del nuevo puerto de cruce entre ambos países.

estados@eleconomista.mx