Tijuana, BC. En el mes de abril, Baja California ocupó el primer lugar con la tasa de desocupación más baja entre los estados de la frontera norte y el sexto sitio del país, con 2.15% de la Población Económicamente Activa (PEA) en esta situación, de acuerdo con datos del Instituto Nacional de Geografía y Estadística.

El titular de la Secretaría de Desarrollo Económico del estado, Carlo Bonfante Olache, explicó que la tasa de desocupación es ligeramente superior a 2.10% de marzo pasado, pero inferior de 2.53% de abril del 2017. El indicador de 2.15% de la PEA se encuentra en los niveles registrados en el 2008.

Lo anterior, dijo, toma mayor relevancia cuando se considera que al inicio de la presente administración estatal se registraba una tasa de 5.9 por ciento. La entidad pasó de tener la quinta más alta a la sexta más baja del país.

Además, al considerar sólo abril, resultó que es el menor coeficiente desde el 2007 (2.03% de la PEA).

El funcionario estatal indicó que a nivel nacional, la tasa de desocupación fue de 3.40%, cifra superior a 2.94% de marzo del 2018, pero inferior a 3.46% de abril del 2017.

Añadió que la captación de inversiones extranjeras y nacionales ha contribuido a la generación de 27,721 empleos en los primeros cuatro meses del año en curso, y 191,401 en lo que va de esta administración (noviembre del 2013 a abril del 2018), y más de tres cuartas partes son permanentes.

El director del Centro Metropolitano de Información Económica y Empresarial, Rubén Roa Dueñas, refirió que el crecimiento económico en la entidad se ve reflejado con la instalación de nuevas plantas productivas y la expansión de otras que ya operaban, las cuales significan mayor generación de empleos.

La llegada de nuevas empresas, e incluso en la inyección de Inversión Extranjera Directa (IED) que el año pasado alcanzó los 2,500 millones de dólares aproximadamente y que para este 2018 Secretaría de Desarrollo Económico espera igualar para mantener el ritmo en la creación de espacios laborales.

Retos

El reto, según Roa Dueñas, es el aumento al salario de los trabajadores para hacer frente a la inflación que hay tanto en Tijuana como en Mexicali, que mantiene una tasa por encima de 7 por ciento.

El presidente del Colegio de Economistas de Baja California, Domingo Ramos, advirtió que pese a que existe una baja tasa de desocupación, el desafío para las empresas tiene más que ver con el salario para los trabajadores y que ellos puedan hacerle frente al aumento en el costo de los precios en la canasta básica.

Mencionó que a pesar de haber trabajo e inversiones en el estado, aún es insuficiente la percepción salarial, es decir, hay trabajo para la gente a partir de la llegada de inversiones, pero es necesario reestructurar los sueldos porque hay una diferencia entre medir las condiciones económicas en las zonas fronterizas a las de otras regiones.

estados@eleconomista.mx