Puebla, Pue. En caso de que Estados Unidos aplique a partir del 10 de junio aranceles de 5% a los bienes mexicanos, el gobierno de Puebla descartó que las exportaciones locales vayan a caer en el corto plazo, aunque reconoció que hay preocupación en la entidad si la medida llega hasta 25%, lo cual presionará principalmente a las industria automotriz, textil y agroalimentaria.

De acuerdo con datos de la Secretaría de Competitividad, Trabajo y Desarrollo Económico (Secotrade), el año pasado las ventas al exterior poblanas ascendieron a 18,574 millones de dólares, monto del cual, 56.8% fue al país vecino del norte.

Jaime Oropeza Casas, titular de la Secotrade, en entrevista con El Economista, consideró que, de momento, han empezado a tomar sus previsiones las empresas locales si se aplica la medida arancelaria.

Sostuvo que la decisión de Donald Trump, presidente de Estados Unidos, no favorece a las firmas de la entidad ni al consumidor final de Estados Unidos, quien deberá absorber el costo en el producto que adquiere.

“El efecto a corto plazo podría ser que bajen las exportaciones a consecuencia de una disminución del consumo, por ello se monitorea los distintos sectores productivos para medir los impactos cuando entre en aplicación ese 5% de arancel, a partir del próximo 10 de junio”, explicó.

El secretario del estado de Puebla detalló que de las exportaciones a Estados Unidos, 60% se refiere a producción de vehículos, 30% a autopartes y el resto complementado por textiles y agroalimentos como jitomate, pimiento y hortalizas.

En este último rubro, la Secretaría de Desarrollo Rural local señaló que la aplicación de frenaría el dinamismo que se preveía para este año en el sector agropecuario de Puebla, cuyas exportaciones que integran hortalizas, café, frutales y granos, las cuales se estiman que representan este año 600 millones de dólares.

Fuga de capitales

Oropeza Casas rechazó que la medida de la administración estadounidense vaya a presionar a que las empresas norteamericanas asentadas en Puebla salgan del territorio, ya que, agregó, implicaría costos mayores respecto al grado de afectación que emanaría del arancel de 5 por ciento.

“Puebla es un lugar competitivo para las empresas extranjeras, por ello es complicado que se vaya a dar una situación drástica de migrar en perjuicio de la economía local”, refirió.

El panorama cambiaría, señaló, si el arancel llega a 25%, “entonces, las exportadoras poblanas o asentadas tendrían que tomar medidas que no queremos sean con impactos en el empleo principalmente, pero debemos esperar a ver qué ocurre en las próximas semanas”.

El titular de la Secotrade admitió que ante este tipo de escenarios es necesario diversificar el mercado fuera Estados Unidos y crecer las exportaciones hacia otros países.

Después de Estados Unidos, con 10,555 millones de dólares en el 2018, el podio de destinos de las exportaciones de la entidad poblana se integró por Alemania (3,740 millones de dólares), Canadá (1,602 millones) y China (552 millones).

[email protected]