Cancún, QR. El trato que se le debe dar al problema del sargazo debe ser igual al que se tiene en casos de desastre por huracán o terremoto, porque eso es lo que está sucediendo en México y en las pequeñas naciones del Caribe, cuyas economías están en riesgo, ya que el principal activo turístico que tienen son sus playas, “eso es lo que venden y eso está bajo una grave amenaza”, aseguró June Marie Soomer, secretaria general de la Asociación de Estados del Caribe.

“Nos dimos cuenta de que los desastres, como el sargazo, no conocen límites. No importa de qué país eres, mi preocupación más grande es apoyar a México y a la más pequeña isla del Caribe”, dijo, refiriéndose a la isla de Barbados.

Durante la ponencia inaugural del Encuentro de Alto Nivel para la Atención de Sargazo en el Gran Caribe, convocada por el gobierno del estado de Quintana Roo, Marie Soomer sugirió obtener financiamiento internacional que permita combatir de manera integral este fenómeno.

“De las primeras cosas que debemos hacer es revisar la Convención de Cartagena, debemos revisarla para asegurarnos de hacer un protocolo para especies invasoras, ya sea el pez león o el sargazo o cualquiera que esté afectando nuestra muy diversa región y creo que es una decisión política y se necesita de una fuerza política para poder atender este problema. Cualquier país lo puede hacer, siguiendo una enmienda de la Convención de Cartagena”, expuso.

La Convención de Cartagena, que entró en vigor el 11 de octubre de 1986 y cuyo objetivo es el desarrollo y la protección del medio marino, está integrada por todos los países de la región Caribe, que es justo la que actualmente padece de manera más intensa los efectos de la también llamada marea marrón.

“Y no importa si es en nombre de la isla o México, porque el mar tiene importancia, y porque el mar tiene suma importancia estamos viendo un impacto mayor en nuestros países, económicamente, socialmente y culturalmente”, añadió la especialista.

En equipo

June Marie puntualizó que acudió al encuentro convocado por México como representante de muchos países en desarrollo en la región Caribe, cuyas precarias economías requieren de ayuda internacional para luchar contra el sargazo, “y creo que una forma en la que podemos hacerlo es en equipo. Tenemos muchas megacadenas de hoteles en la región, tenemos que traer a todos para hablar del sargazo y cómo podemos resolverlo”.

Sugirió que el financiamiento provenga no sólo de gobiernos, sino que deben involucrarse todas aquellas cadenas de valor, proveedores y hoteleros que conforman la industria basada en sol y playa, que son los activos que hoy están en riesgo.

“Y también lo haremos con el protocolo, la Asociación de Estados del Caribe es la organización que junta ciencia y la política para la toma de decisiones. Porque somos esa organización, yo les digo, somos el mecanismo principal de coordinación en esta organización”, dijo.

“Participen como nosotros, tenemos una gran cantidad de proyectos y propuestas que han sido aceptados en otras cumbres, y todos ellos hablan de la preservación del mar Caribe y la lucha contra las especies invasoras. No sólo es un honor estar aquí en un cuarto lleno de políticos, científicos e investigadores, sino que también es un honor representar a una organización que los puede ayudar a posicionarse al frente de la lucha contra los problemas de los que hablaremos hoy”, concluyó.

Hoteleros alertan sobre efectos en ocupación

Cancún, QR. En el marco del Encuentro de Alto Nivel para la Atención de Sargazo en el Gran Caribe, el presidente de la Asociación de Hoteles de Cancún y Puerto Morelos, Roberto Cintrón Gómez, aseguró que si no son efectivos los esfuerzos para la contención del sargazo durante el verano, los efectos más drásticos en la ocupación comenzarían a sentirse en los meses de septiembre, octubre y noviembre, “haciendo volver al Caribe mexicano a las temidas temporadas bajas que obligan a los despidos solidarios en hoteles”.

Esto es derivado de la ralentización de 25% en las reservaciones hoteleras, cuyo fenómeno es atribuible principalmente al sargazo; además, ante la necesidad de mantener cuota de mercado, muchos hoteles han tenido que reducir sus tarifas entre 15 y 20% para no seguir perdiendo cuota de mercado, lo cual es una tendencia no reciente, sino que data de por lo menos dos años atrás, dijo.

Cintrón Gómez agregó que la ralentización del ritmo de reservaciones hoteleras puede derivar en una caída drástica en la ocupación durante el otoño, que tradicionalmente es la época más baja del año.

Lo anterior representaría un retroceso para Quintana Roo, pues durante los últimos tres años se había logrado mantener la temporada baja con ocupaciones arriba de 65% sostenidas, “lo cual permitió evitar los despidos solidarios y la reducción de las plantillas laborales que eran políticas que aplicaban los hoteles para no tener que cerrar durante esos tres meses cada año”, ahondó.

Sin embargo, aunque la ralentización de las reservaciones logre superarse y de último momento se reactive la demanda de habitaciones de hotel, al menos el otoño 2019 para Cancún y Riviera Maya se venderá con tarifas entre 15 y 25% más bajas que el año anterior, añadió el hotelero.

Al respecto, el gobernador Carlos Joaquín González reconoció que si bien se mantienen niveles de ocupación “bastante bien” en Cancún y la Riviera Maya, los niveles de reservación están registrando una baja de hasta 25 por ciento.

No obstante, acotó, esa tendencia puede cambiar porque la forma de hacer reservaciones en el mundo también ha cambiado mucho derivado de la tecnología.

Cooperación

Los investigadores de la University of Southern Mississippi, Donald R. Johnson y James S. Franks, aseguraron que el sargazo no es un problema sólo del Caribe, sino de dimensión mundial, que continuará llegando a las costas de más de 19 países en la región de las Antillas.

Mediante el estudio de las corrientes marinas, ambos catedráticos estadounidenses señalaron que el fenómeno no se origina frente a las costas de Brasil, sino que tiene un origen aún incierto, cuya dificultad para poder ser determinado se debe a la complejidad de los ciclos y la interacción entre las corrientes oceánicas, “pero definitivamente no debe culparse a Brasil de haber generado el fenómeno”.

Aseveraron que otros factores deben ser tomados en cuenta como el ascenso de agua profunda cargada de nutrientes hacia el Atlántico tropical y el polvo proveniente de África. El sitio de origen del fenómeno del sargazo como se conoce actualmente es la región norte tropical del océano Atlántico.

Ambos coincidieron en que aún no se ha podido establecer un sistema predictivo de la distribución por temporadas del fenómeno, pero han comenzado a definirse ciertos patrones que permiten esbozos del comportamiento del fenómeno en todo su recorrido por las corrientes del norte tropical del océano Atlántico, por lo que aún hay esperanza de solución.

Los investigadores convocaron a los países afectados a invertir en el conocimiento de todas las dimensiones del sargazo, desde su composición genética, pues actualmente se desconocen datos claves como su punto de quiebre o sus ciclos de reproducción, hasta su aprovechamiento industrial.

Al final de la primera jornada de trabajos del encuentro se llegó a diversos acuerdos, entre los que destacan la construcción de una agenda de cooperación en materia de análisis del fenómeno para generar propuestas de solución de fondo en el contexto internacional.

Así como elaborar el plan de trabajo y definir un proyecto global para entonces solicitar el financiamiento que se requiere para atender el problema.

Gobierno de QR alista $180 millones para contención y limpieza

Cancún, QR. Durante su participación en el Encuentro de Alto Nivel para la Atención de Sargazo en el Gran Caribe, el gobernador de Quintana Roo, Carlos Joaquín González, informó que mientras en el 2018 se invirtieron 332 millones de pesos para limpieza y contención del sargazo, para el 2019 se alista una inversión con recursos estatales y municipales de 180 millones de pesos.

Durante el año pasado, dijo, la aplicación de recursos se dividió en tres etapas: la primera con recursos federales por un monto de 62 millones de pesos; la segunda con 20 millones de pesos provenientes del gobierno del estado, y la tercera por un monto de 240 millones, con una mezcla de aportaciones de la entidad y del municipio de Solidaridad.

En total fueron retiradas 522,226 toneladas de sargazo de playas de siete municipios del estado, en los que se colocaron hasta 22 kilómetros de barreras de contención, además del despliegue de otras técnicas como el bombeo del sargazo a través de máquinas succionadoras, así como la limpieza a mano en las playas.

El mandatario indicó que para este 2019 se ha conjuntado una bolsa de 180 millones de pesos, aportados por la administración estatal y los ayuntamientos a través de la recaudación por concepto de Zona Federal Marítimo Terrestre y el derecho de saneamiento ambiental, que se cobra por habitación/noche ocupada a los huéspedes. Dicho fondo se destinará al combate del sargazo que es considerado según la declaratoria de emergencia como una plaga para las playas de Quintana Roo.

Dicha declaratoria se publicó en el Periódico Oficial del estado el 7 de junio pasado para la aplicación de protocolos de combate al sargazo ante el arribo masivo en los litorales del estado; la misma ordena que se realicen las acciones necesarias para prevenir, mitigar, proteger, restaurar y atender las situaciones relacionadas con la alteración medioambiental de las playas y costas de Quintana Roo por causa de utilidad pública.

Es importante mencionar que el gobierno federal sólo anunció 52 millones de pesos de recursos para que la Secretaría de Marina despliegue una estrategia contra el recale masivo de esta alga, monto que representa 5.2% de los 1,000 millones de pesos que estima el gobierno estatal para crear una estrategia integral contra el sargazo.

Siguientes etapas

Carlos Joaquín aseguró que el reto es definir las siguientes etapas en esto que se está convirtiendo en uno de los principales problemas que enfrenta no sólo México, ni Quintana Roo, sino toda la comunidad de países de la región Caribe.

Para ello, expuso, hace falta conocer con precisión cuál es el origen del fenómeno, definir sus rutas mediante métodos más efectivos de predicción, pero principalmente establecer cuáles son las posibles soluciones, desde los ámbitos económico, turístico y social, pues son las dimensiones que hoy se están viendo afectadas por el sargazo en países que dependen en gran medida de la industria turística.

[email protected]