Puebla, Pue. La Cámara Nacional de la Industria de Restaurantes y Alimentos Condimentados (Canirac) prevé una derrama de 200 millones de pesos por las fiestas patrias en Puebla, 30% más respecto al año pasado, con un gasto promedio 600 pesos por persona.

Olga Méndez Juárez, presidenta del organismo, dijo que es de los eventos más esperados por los más de 700 socios, ya que hay noche libre y los negocios han vendido el 100% de paquetes en cenas para esta celebración, con lo que se garantiza un ingreso positivo, el cual servirá para paliar los primeros meses del año en que anduvieron al 60% de capacidad, debido a que las familias poblanas moderaron sus gastos.

“Han organizado cenas bailes, las cuales prevén inicien a las 10 de la noche y con servicio de bebidas alcohólicas durante dos horas, para estar dentro de la medida que se acatará para no tener problema con la autoridad municipal”, apuntó.

 

A pesar del tiempo corto, mencionó que no les afectará a los restaurantes, ya que venden los banquetes, incluida la bebida, y para el día del Grito de Independencia tendrán todo ocupado.

Méndez Juárez mencionó que el realizarse una verbena en la zona del centro histórico, no afectará, ya que se pidió al ayuntamiento que evitara dar permisos a los puestos ambulantes sobre la calles en donde hay más restaurantes, lo cual fue respetado por la propia autoridad.

Puntualizó que los precios se mantienen sin cambios desde principios de año, esto por acuerdo de los socios de Canirac, para apoyar en la economía de las familias que acostumbran salir para festejar el 15 de septiembre.

Comentó que no habrá la necesidad de contratar más personal para la atención de los clientes, ya que con el actual se darán abasto, mismo que hace tres meses se estuvo mandando a descansar dos días obligatorios por las bajas ventas y para evitar despidos se acordó esa opción entre el dueño y sus trabajadores.

Por otro lado, piden a las autoridades mayor seguridad en la noche de los festejos, para evitar que haya asaltos cuando salgan en la madrugada los comensales, sobre todo en las zonas de mayor afluencia.