Militares y cuerpos de emergencia auxilian este miércoles a miles de damnificados Hidalgo, afectado por intensas precipitaciones que han dejado 14 pacientes de Covid-19 fallecidos al inundarse un hospital.

Luego de que en los últimos días se intensificaran las lluvias en gran parte de México, el río Tula, localizado en la comunidad del mismo nombre, se desbordó la noche del lunes inundando amplias zonas y afectando a cerca de 39,000 pobladores que en minutos vieron sus casas totalmente anegadas.

Más de 1,000 elementos de la Guardia Nacional, militares de un destacamento de la zona y rescatistas de Hidalgo y de Ciudad de México se encontraban desplegados en la zona afectada, a unos 70 kilómetros de la capital.

Un hospital del estatal Seguro Social (IMSS) en Tula, a 100 metros del río y con 54 pacientes internados, se convirtió en el centro de la tragedia tras ser inundado por las aguas, lo que provocó fallas en el suministro eléctrico, tanto general como el de la planta de emergencia.

Esto provocó que dejaran de funcionar los apoyos de respiración para pacientes internados por Covid-19. El IMSS detalló este miércoles que 13 murieron en el nosocomio y uno más en un helicóptero al momento de ser trasladado.

"Fue un día triste (...) un desastre súbito que en cuestión de minutos puso bajo el agua a toda una ciudad, incluido nuestro hospital", dijo Robledo en un video publicado en Twitter.

El martes, el IMSS había informado que eran 16 los fallecidos al momento de la inundación, pero este miércoles Zoé Robledo, director de la institución, aclaró que dos pacientes habían muerto "horas antes", pero los cuerpos aún se encontraban en el nosocomio.

En imágenes difundidas por medios locales se observaba al personal médico luchando por mover las camillas de los pacientes en medio de un verdadero río.

Aunque han amainado las lluvias, el río Tula se mantenía por encima de su caudal y autoridades locales pedían a la población acercarse a la zona inundada.

"La afluencia del río aún sigue siendo fuerte, sigue siendo alta. Los invitamos a tomar precauciones", advirtió en un video en Twitter Mauricio Delmar, secretario de seguridad de Hidalgo.

El funcionario aparece a un lado de los restos de un puente peatonal destruido por la corriente del Tula, que se observa corriendo con fuerza y sin cesar en el video.

Unos 1,000 pobladores de comunidades afectadas por las lluvias han sido traslados a refugios y se alistaban más para recibir a más damnificados.

Estas inundaciones ocurren en momentos en que México vive una tercera ola de contagios de Covid-19.