Monterrey, NL. Tras 15 años de no desarrollarse la pesca comercial en la región norte de Nuevo León, la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación (Sagarpa) volvió a entregar permisos para esta actividad.

Virgilio Bucio Reta, delegado estatal de Sagarpa, entregó los certificados del Registro Nacional de Pesca a 10 productores de la Laguna Salinillas, en el municipio de Anáhuac.

Los pescadores comenzarán con una producción mensual de tres toneladas de especies como bagre, mojarra, besugo y carpa.

Daniel Hiram Villarreal Guadiana, subdelegado de la Comisión Nacional de Pesca y Acuacultura (Conapesca) en la entidad, comentó a El Economista que esta actividad ahora está regulada, para evitar la pesca ilegal en la laguna.

“Ahora se les otorga el permiso, van a cuidar la laguna para tener una pesca sustentable”, sin sobreexplotar este cuerpo de agua.

En las otras presas del estado no hay pesca comercial, sólo deportiva; sin embargo, les afecta la pesca furtiva que se realiza, indicó.

Para entregar los permisos, la Secretaría de Marina, a través de la Capitanía de Puerto, otorgó los certificados de matrícula para embarcaciones autorizadas para desarrollar esa actividad comercial en el norte del estado.

En febrero del 2017, la subdelegación de Conapesca inició los trámites para la anuencia de la pesca comercial para el grupo de pescadores de Anáhuac.

Cultivos

En Nuevo León también se realiza la acuacultura, con cultivo de tilapia, trucha y bagre, “es poca la producción, son alrededor de 100 toneladas anuales”, afirmó.

Sin embargo, hay interés de un productor de meter jaulas a la presa de Cerro Prieto, lo que permitiría tener un cultivo controlado y producir hasta 200 toneladas anuales de peces.

El delegado de Sagarpa en Nuevo León dijo que mientras los regiomontanos consumen seis kilogramos de pescado y mariscos per cápita al año, consumen 30 kilogramos per cápita de carne de res.

Se espera que el consumo de pescados y mariscos en la zona metropolitana siga incrementándose para alcanzar entre ocho y 9.5 kilogramos per cápita anuales.

Además, se tiene el propósito de impulsar la acuacultura y dar acompañamiento a los pequeños productores para que incrementen la producción anual. En Nuevo León hay 123 productores de tilapia y bagre.

Además, la entidad cuenta con ocho presas y una superficie inundada de 22,350 hectáreas.

estados@eleconomista.mx