Cancún, QR. El gobernador de Quintana Roo, Carlos Joaquín González, advirtió que tendrá que endurecer las sanciones para quienes no respeten los protocolos sanitarios durante la Semana Santa, la cual se dio por iniciada el pasado sábado con el arranque de un operativo estatal para la recepción de turistas.

“Si no logramos por la vía del diálogo, la invitación, el apoyo, la solidaridad, la fortaleza, pues entonces tendremos que estar tomando medidas diferentes que nos obliguen a cerrar más temprano, a mandar a toda la gente a su casa, a evitar que abran determinados negocios, meter esquemas de ley seca”, dijo.

Incluso, advirtió con seguir el mismo camino de Miami, el cual decretó el toque de queda para obligar a la ciudadanía a mantenerse en sus casas y evitar una tercera ola de contagios con motivo de las vacaciones.

“No quiero tener que llegar a tomar decisiones de este tipo y estoy seguro que, con el trabajo en equipo, podremos tener esquemas que nos permitan recuperar nuestra economía, pero, sobre todo, cuidar la salud de quienes ahí trabajan, de quienes ahí colaboran y de quienes nos visitan y son sus clientes”, advirtió.

Reconoció que en el caso del municipio de Tulum ha habido desacato a las disposiciones sanitarias, lo cual ha motivado clausuras de establecimientos.

“Se esconden, hacen fiestas clandestinas en las selvas, en los cenotes, una cosa tremenda, lejana a lo que es realmente la colaboración de todas y todos. Si no logramos a través del diálogo, la participación en conjunto, la responsabilidad y el cuidado de la salud, me veré en la necesidad de tomar medidas más contundentes”, insistió el mandatario.

Dio a conocer que tuvo una reunión con empresarios restauranteros, de bares, con presidentes municipales de Benito Juárez, Solidaridad y Tulum para hacer una planeación y trabajar en “burbujas sanitarias” en playas, centros comerciales y zonas de aglomeración para mitigar contagios.

Confió en que estas acciones y la aplicación estricta de los protocolos, hábitos de higiene y de las medidas sanitarias generarán confianza en los destinos para que lleguen más visitantes y haya más derrama económica, pero siempre con el cuidado la salud.

Afluencia turística y derrama

La Secretaría de Turismo de Quintana Roo informó que para este periodo de asueto, que va del 27 de marzo al 11 de abril, se espera la llegada de 665,352 turistas, contra los 1.2 millones que captó la entidad en Semana Santa del 2019.

En cuanto a derrama económica, el desplome es mucho más pronunciado, se estima que la entidad capte poco más de 450 millones de dólares, es decir, 63.7% menos respecto de la Semana Santa del 2019, año en que la derrama fue de 1,238 millones de dólares.

A principios de año la expectativa de caída era mayor, pues se anticipaba una disminución de 54.8% en volumen de turistas y de 70.1% en cuanto a derrama económica respecto de ese mismo año.

Marisol Vanegas Pérez, secretaria de Turismo estatal, explicó que el comparativo se hace con el 2019, puesto que el 2020 fue un año atípico por la caída de toda la actividad turística.

estados@eleconomista.mx