Querétaro, Qro. Las cinco entidades que conforman la Alianza Centro-Bajío-Occidente (Querétaro, Aguascalientes, Guanajuato, San Luis Potosí y Jalisco) generan contribuciones a doble dígito al sector agropecuario nacional.

Casi 1 de cada 4 pesos del Producto Interno Bruto (PIB) agroalimentario nacional se genera en la región, dijo el director general del Laboratorio Nacional de Políticas Públicas del Centro de Investigación y Docencia Económicas (CIDE), Eduardo Sojo.

“Este sector es extremadamente relevante no sólo por la región, sino por los empleos que genera”, expuso.

Añadió que hasta 60% del huevo de plato que se produce en el país se genera en dicha zona, así como 85.5% del agave; aunado a que contribuye con un importante porcentaje del ganado porcino, avícola y bovino.

En este contexto, acotó que el CIDE ha fungido como portador de la metodología para guiar las estrategias definidas en la región.

Para que haya funcionalidad en los proyectos que se plantean desde la alianza, abundó, es fundamental contar con tres componentes: institucionalización, por lo que se propone crear una secretaría técnica para delinear la reglamentación; dar forma a un fideicomiso y a una agencia de desarrollo regional, y la participación ciudadana.

Contribución

La productividad pecuaria de la región sobresale como una de las de mayor aportación nacional, al contar con un volumen de producción de 8.4 millones de toneladas, que representa 38.5% del volumen nacional, señaló el titular de la Secretaría de Desarrollo Agropecuario (Sedea) en Querétaro, Carl Heinz Dobler Mehner.

La región agrícola representa 17.5% de todo el país, con una superficie de 3.7 millones de hectáreas entre los cinco estados, mientras el volumen de la producción es de 60.5 millones de toneladas (22.7% del total).

El secretario detalló que el valor de la producción agrícola es de 124.2 millones de pesos, lo que corresponde a 19.3% del valor nacional.

“La buena productividad alcanzada por la agricultura y la ganadería de la región Centro-Bajío se ha convertido en elemento detonante para generar un círculo virtuoso que permite participar en un ritmo creciente de volumen y el valor de las exportaciones agroalimentarias”, destacó.

En el 2018, el valor de las exportaciones agroalimentarias de la región ascendió a 3,479 millones de dólares, que representan un incremento de 9.3% en relación con el año previo.

En tanto, en los últimos años el PIB del sector primario de la región reporta un crecimiento promedio de 3.8%, indicador superior al nacional que es de 2.9 por ciento.

Carl Heinz Dobler añadió que este entorno de crecimiento abre la posibilidad de que la zona aspire a que a través del sector agroalimentario se genere un equilibro complementario en el desarrollo económico, impulsado por la industrialización de estos cinco estados.

En este escenario, el titular de Sedea destacó que frente a un entorno de constantes cambios tanto en el ámbito climático, como inocuo y de gasto público, es necesario fortalecer la productividad de las cinco entidades.

“Ante los cambios significativos que está viviendo el país y el sector agroalimentario, no son la excepción las condiciones cambiantes de clima, disponibilidad de agua, presencia de agentes patógenos, condiciones de riesgo en sanidad e inocuidad, incorporación de tecnologías, exigencias regulatorias naciones e internacionales, condiciones de comercio, políticas públicas del gobierno federal y asignaciones presupuestales”, mencionó.

Retos

En materia agropecuaria, mejorar el estatus sanitario y de inocuidad será otro de los puntos a plantear dentro de las estrategias de la región, aseveró el secretario de Desarrollo Rural y Agroempresarial de Aguascalientes, Manuel Alejandro González Martínez, tras referir que se trata de una tarea fundamental para acceder a mercados nacionales y externos.

“La parte sanitaria, de inocuidad, igual que la hidroagrícola no reconoce fronteras (...) En el área sanitaria poner candados y programas de apoyo para mejorar los estatus sanitarios”, dijo.

Los recursos hídricos y el aprovechamiento del agua para uso agrícola es otro de los puntos fundamentales a tratar en las estrategias regionales, agregó el secretario de Desarrollo Agroalimentario y Rural de Guanajuato, José Francisco Gutiérrez Michel.

Entre los retos hídricos que han identificado como región, se enlista la sobreexplotación de los mantos acuíferos, que reportan un abatimiento de hasta tres metros al año.

El uso eficiente de agua es otro de los desafíos, que se traduce en el objetivo de reducir el porcentaje para actividades del sector, ya que 76% del agua de la región es para uso agrícola.

La alianza agroalimentaria Centro-Bajío-Occidente se conformó el pasado 18 de junio, por lo que un mes después se realizó la primera reunión formal entre Querétaro, Guanajuato, Aguascalientes, San Luis Potosí y Jalisco.

Preocupan recortes federales

Frente a los ajustes presupuestales de la Federación y las manifestaciones de asociaciones agropecuarias en diversos estados del país, Gutiérrez Michel consideró que es una situación preocupante las decisiones que han emanado desde la Secretaría de Agricultura y de Desarrollo Rural (Sader).

“Lo que los productores reclaman es el desmantelamiento de la estructura operativa de la ahora Sader”, expuso.

Como región, señaló, se analizarán mecanismos para resarcir la falta de apoyos del gobierno federal.

[email protected]