Monterrey, NL. Con la pandemia se ha perdido el poder adquisitivo y la demanda de vivienda en renta creció 57% contra 43% en la venta en 2020. Entre los cambios que se observaron, se buscó vivienda más asequible que no rebase los 3 millones de pesos, y hubo menor demanda de créditos hipotecarios, indicó Daniel Narváez, director de Mercadotecnia y Comunicación en la plataforma de bienes raíces Lamudi.

“Con la pérdida de miles de empleos formales e informales, de alguna manera se ha visto afectada la capacidad de pago de la gente para poderse comprometer, por ejemplo con un crédito hipotecario a mediano y largo plazo”, comentó Narváez en el webinar "Cómo cerró la demanda de vivienda en Nuevo León".

Agregó que "por eso ha crecido de manera importante la búsqueda o demanda de vivienda en renta en 57% y en venta el 43% en el aspecto digital, porque si ya no puedo comprar esa propiedad de 6 o 7 millones de pesos, o busco una propiedad más barata o me muevo a una operación en renta”, abundó.

Señaló que con la pandemia, todos los negocios inmobiliarios deben estar en internet porque ahí está el cliente buscando productos para tomar la mejor decisión.

A nivel nacional han crecido las propiedades de nivel medio que no rebasan los 3 millones de pesos, y la disminución de los segmentos más caros, el residencial plus y el Premium que ha tenido una baja de 31% y la demanda de créditos hipotecarios disminuyó 9 por ciento el año pasado.

En marzo y abril, aseguró, hubo un freno total en la comercialización de propiedades en venta y los precios se vieron ajustados, asimismo, disminuyeron los precios en renta.

Las rentas crecieron 35% de 2019 a 2020, mientras que la venta de propiedades creció 7 por ciento.

“Otro efecto importante es el migratorio, tras el confinamiento, el hecho de que la gente pudiera trabajar desde casa generó esta oportunidad de que si estaba pagando una renta cara cerca del trabajo, pues si puedo hacer home office no importa que viva en una zona periférica para poder encontrar una vivienda más accesible”, anotó.

El estado de México es el que más ha tenido este efecto migratorio con un crecimiento de 28% entre 2019 y 2020, le sigue Querétaro con 26%, y Nuevo León tiene un crecimiento de 6%, pero está en el top 10 de los estados.

En ese sentido, recomendó publicitar las propiedades a nivel nacional, porque hay personas de Nuevo León que están invirtiendo en otros estados y otros de Ciudad de México y Guadalajara interesados en invertir en Nuevo León.

En el caso de las zonas industriales, con el crecimiento del comercio electrónico, se buscan espacios más eficientes para almacenaje, “la demanda sigue estando, sólo ha cambiado el tipo de propiedad, el tipo de perfil o la zona donde estamos dispuestos a invertir”, recalcó el directivo.

También los esquemas co-living están aumentando, porque la gente a veces requiere compartir la vivienda.

“Con la pandemia hicimos el cálculo que más de 90% de las personas inicia su búsqueda de oferta de producto inmobiliario en plataformas digitales, eso ha repercutido en la forma de hacer negocios en bienes raíces”, destacó.