Puebla, Pue. Alrededor de 50 bares y antros se han reubicado a Tlaxcala en lo que va del presente año, ya que en Puebla no pueden operar por la pandemia de Covid-19, lo que significa la pérdida de 350 empleos directos, informó Guillermo Méndez Morales, representante legal de la Asociación de Empresarios de la Vida Nocturna.

Puntualizó que debido a las condiciones que ha generado la contingencia sanitaria, que a provocado que lleven más de un año y medio sin funcionar, lo ideal es irse a donde sí permitan trabajar, encontrando oportunidades en el estado vecino tlaxcalteca.

Expuso que 2,000 negocios de ambiente nocturno instalados en el territorio poblano están cerrados, por lo que 50% consideran irse a otro estado o volver a funcionar en forma definitiva, ya que están en números rojos y recuperarse llevaría más de un año.

El sector aporta una importante derrama económica al estado y genera 100,000 empleos, por lo que es vital que se les considere como parte de la recuperación y que sea a menor plazo cuando les permitan retomar actividades, aseveró.

“Lo que menos queremos es generar un problema con el gobierno, pero que entiendan la necesidad del sector por reactivarse, ya que son cientos de personas las que dependen de los negocios que ahora no pueden funcionar”, apuntó.

Méndez Morales admitió que el gobierno estatal les da la opción de abrir como restaurantes, pero las instalaciones que tienen bares y antros deberán ser acondicionadas “y eso implica inversión que no hay si hemos estado cerrados desde hace año y medio”.

Mesa de diálogo

Comentó que los empresarios poblanos lo que menos quieren es irse a otra entidad, por ello exhortaron a tener una mesa de diálogo para encontrar una solución, dejando en claro que pueden acatar todas las medidas sanitarias como cualquier otro establecimiento y respetar el aforo.

Además, reconoció que debido a la desesperación de no funcionar, algunos negocios del sector pueden llegar a abrir de manera clandestina, lo cual sí puede propiciar los contagios de Covid-19.

estados@eleconomista.mx

kg