Cancún, QR. El Centro Mexicano de Derecho Ambiental está solicitando a la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat) negar la Autorización de Impacto Ambiental al proyecto Hotel Punta Jade, en Tulum, el cual pone en riesgo especies protegidas, incluyendo a la vegetación de manglar, e incumple con disposiciones legales federales y locales.

El proyecto, ubicado en Bahía Príncipe, fue rechazado originalmente por haber autorizado más cuartos de los que se debía. A pesar de que el caso se encuentra en litigio, los promoventes del proyecto han ingresado dos Manifestaciones de Impacto Ambiental adicionales, lo cual es improcedente hasta que se resuelva el litigio pendiente, asegura el Cemda.

Razones

Entre los comentarios que el Cemda emitió en la consulta pública para oponerse al proyecto se encuentran, por un lado, que el sitio propuesto para el desarrollo se encuentra ubicado a 61 metros lineales de vegetación de manglar, contraviniendo con ello lo establecido en la legislación correspondiente.

Asimismo, asegura que el proyecto pone en riesgo especies protegidas que habitan o arriban al sitio para anidar, las cuales no han sido incluidas dentro de la evaluación de impacto y entre las que figuran la iguana gris, la chara yucateca, el cenzontle tropical, el zanate, el vireo manglero, el teveo menor, la garza blanca, el pato real y tres especies de tortuga: laud, blanca y caguama.

En lo que respecta al Programa de Ordenamiento Ecológico del Corredor Cancún-Tulum, el proyecto contraviene diversas disposiciones como la referida al número de cuartos, toda vez que está planteando construir 401 habitaciones, cuando para un desarrollo turístico únicamente podría construir 200.

De igual forma, el proyecto carece de un estudio de cargas y un estudio geohidrológico que avale la capacidad del sistema kárstico para construir 12 edificios de departamentos y una alberca, sin interrumpir la circulación del agua subterránea que hay entre el humedal y el mar; carece también de una estrategia para separar la canalización del drenaje pluvial y sanitario.

Asimismo, propone desmontar 2.57 hectáreas de la cobertura vegetal del predio, que corresponden a 19.1% del total, incumpliendo con el criterio que establece como máximo 15% de desmonte.

Por último, el Cemda asegura que el proyecto debe desecharse ya que cuenta con un litigio pendiente con la autoridad evaluadora en la Sala Regional del Caribe, con número de expediente 587/12-20-01-6, por lo que hasta en tanto no se resuelva dicho litigio no podrá otorgarse una nueva autorización.

[email protected]