Puebla, Pue. Empresarios de la construcción reportaron que está paralizada la obra pública ante la falta de un titular en el gobierno estatal tras la muerte de Martha Erika Alonso Hidalgo, situación que preocupa al sector porque 70% depende de los proyectos que se licitan para tener actividad en el presente año.

Los dirigentes de la Cámara Mexicana de la Industria de la Construcción, José Antonio Hernández González, y de la Agrupación de Constructores y Empresarios Siglo XXI, Alfredo Vega Herrera, coincidieron en que esa incertidumbre se agrava porque hasta el momento sólo hay un encargado de Despacho en la administración estatal y el Congreso local no define al gobernador interino que pueda tomar decisiones en cuanto a obras proyectadas para este 2019.

Hernández González dijo que el arranque de obras se podría aplazar hasta cinco meses, mientras se realiza una elección extraordinaria para elegir al sucesor de la mandataria fallecida.

“Esa incertidumbre nos pone contra la pared a los constructores, porque debemos buscar trabajo fuera de Puebla en tanto se define la situación gubernamental, ya que con proyectos privados no se pueden mantener una empresa, pues los montos de inversión son inferiores a los que se aplican a una obra pública”, expuso.

Recordó que los 30 proyectos que representaron, antes de su muerte, a Alonso Hidalgo, los cuales implican un monto de 2,000 millones de pesos y que no se pudieron ejecutar por la falta de recursos en la gestión de Antonio Gali Fayad, quedaron también en stand by.

Consideró que sus más de 300 socios no pueden esperar tanto tiempo a que se arranquen obras, ya que están en riesgo empleos, “incluso, entrando la nueva administración, todavía tardaría un mes en definir sus propias obras, las cuales serían pocas para lo que reste del presente año y, con ello, habrá menos actividad para el sector”.

Sin actividad

Por su parte, Vega Herrera indicó que los constructores medianos y pequeños, quienes son subcontratados en obras públicas grandes, se encuentran sin actividad y algunos temen quebrar si no se arrancan proyectos a más tardar en marzo por el gobierno interino.

Refirió que son más de 56 empresas representadas, las cuales están saliendo a Tlaxcala y Morelos para ofrecer sus servicios o rentar maquinaria para tener ingresos.

“Estamos a punto de entrar en crisis”, concluyó.

estados@eleconomista.mx