Querétaro, Qro. La precipitación pluvial que se ha presentado en las semanas recientes favorece el desarrollo de los cultivos en el estado, menguando las afectaciones que dejó la sequía que se agudizó en los últimos dos años.

Sin embargo, esta precipitación es insuficiente para abastecer las necesidades del campo queretano, que si bien ha ayudado en los procesos de siembra, no se tiene garantía para satisfacer los ciclos productivos siguientes, explicó el secretario de Desarrollo Agropecuario (Sedea) de Querétaro, Carl Heinz Dobler Mehner.

“Las lluvias están favoreciendo que el cultivo se desarrolle, pero todavía no es suficiente para garantizar los ciclos subsiguientes (...) El problema en las ciudades no es el problema en el campo. En el campo sigue habiendo necesidad de agua, todavía estamos en condiciones muy favorables, ha habido buenas precipitaciones, pero han sido ligeras”, refirió.

Estas condiciones han beneficiado las 110,000 hectáreas de temporal que ya están sembradas, así como las 49,000 hectáreas de riego.

La precipitación constante de la actual temporada favorece a la mayor superficie de la entidad; las excepciones se centran en los municipios de El Marqués y Cadereyta de Montes, así como en la región del semidesierto.

La humedad que ha llegado a los cultivos es un estímulo para los productores locales, debido a que en meses atrás padecieron la escasez de líquido y la persistencia de sequedad.

“Este buen temporal de lluvias nos ha favorecido. En todo Querétaro, está un poco pinto, hay algunos municipios que no han sido tan favorecidos, los casos concretos de El Marqués y Cadereyta donde tenemos limitaciones, en el semidesierto todavía hay algunas partes donde la humedad no es la deseable, pero en general diría que en Querétaro estas lluvias han favorecido ampliamente y esto ha animado mucho a los productores”, expuso el funcionario.

Antes de presentarse esta precipitación pluvial hubo superficie sin sembrar, con motivo de la escasez de humedad.

Para hacer frente al entorno climático y déficit de agua, la Sedea recomendó a los agricultores reconvertir sus producciones hacia la siembra de productos que pueden soportar en mayor medida el estrés hídrico.

“Hemos cambiado parte de la idiosincrasia, porque el maíz demanda mucha agua, estamos pidiendo reconversión productiva, ya hay más siembra de avena, de girasol, cártamo. No hay cultivos tolerantes a la sequía, hay tolerancia al estrés hídrico que pueden levantar hasta una cosecha incluso con déficit de agua”, explicó el titular de la Sedea.

Almacenamiento

La lluvia comienza a reflejarse en la acumulación en los cuerpos de agua, pero aún se encuentran a un bajo nivel de almacenamiento. La presa más grande del estado, Constitución de 1917, que tiene capacidad para 69 millones de metros cúbicos, se encuentra arriba de 10% de llenado. Esta presa está destinada en mayor medida para uso agrícola.

Al 30 de junio, Querétaro reporta 58.2% de área afectada con algún grado de sequedad y 41.8% del área no reporta afectaciones, expone la Comisión Nacional del Agua (Conagua) a través de Monitor de Sequía.

Del 15 de mayo al 15 de junio han mejorado las condiciones de sequía en los 18 municipios del estado, Amealco de Bonfil y San Juan del Río dejaron de estar en sequía extrema.

Hasta el 15 de junio, sólo seis municipios permanecieron en sequía severa: Amealco de Bonfil, Pinal de Amoles, Cadereyta de Montes, Jalpan de Serra, Landa de Matamoros y San Joaquín; el resto continuó en sequía moderada.

estados@eleconomista.mx