La línea 12 del Metro ha sido la más costosa del sistema debido a sus deficiencias, por lo que cada año tendrán que invertirse aproximadamente 200 millones de pesos, aunado a otras modificaciones que se requieren, aseveró el director general del Sistema de Transporte Colectivo (STC), Jorge Gaviño Ambriz.

Al presentar el Diagnóstico del SCT, recordó que después de ocho meses que se cerró el servicio de la Línea 12 de las estaciones Tláhuac a Atlalilco, se reanudó en marzo del 2014, pero los efectos de los errores serán permanentes.

La Línea 12 es la que más recursos históricamente se ha llevado, no solamente por la construcción, sino también por la rehabilitación que tuvimos que hacer en años pasados , enfatizó.

Destacó que hubo un costo importante en obra civil y electromecánica, y luego una reparación de más de 1,200 millones de pesos, sólo en el viaducto elevado, más 800 millones de pesos que se calcula que va a tener que absorber en la parte subterránea , explicó.

La Línea 12 representa una problemática especial y estamos atendiendo con un costo elevado de mantenimiento; cada año vamos a tener que invertir, sólo para su mantenimiento de instalaciones fijas y vías, aproximadamente 200 millones de pesos , reiteró.

Ello, dijo, sin considerar además requerimientos para modificar curvas del tramo subterráneo y las curvas 1, 2 y 67, en las maniobras de Tláhuac y Mixcoac.

El director del Metro indicó que por ello ya se solicitó a la Asamblea Legislativa 850 millones de pesos para enfrentar esta situación, y confió en que algún día entreguen estas obras, que es necesario hacer.

Subestaciones, obsoletas

Por otra parte, Gaviño Ambriz informó que también es urgente cambiar las subestaciones de las líneas 1, 2 y 3 del Metro, que han dado servicio por 48 años, pues podría presentarse una gran falla eléctrica.

Señaló que los cuatro centros de control central requieren una urgente modernización, pues los transformadores que se localizan en la central de Delicias, en el Centro Histórico de la capital, son de tecnología obsoleta.

Es urgente el cambio de estas subestaciones, nosotros vamos a dar el paso decisivo para la adquisición de estas subestaciones que van a modernizar eléctricamente las líneas 1, 2 y 3 , precisó al informar que tendrá un costo de 3,500 millones de pesos, a cargo del Fideicomiso del Metro, y será una compra a tres años.

Informó además que la Línea 1 recibirá 10 trenes nuevos en el 2018, lo que va a beneficiar a todas las demás líneas que tienen material rodante neumático, ya que estos trenes que serán sustituidos por los trenes de la Línea 1 serán reparados y servirán de refuerzo a las demás líneas neumáticas.

[email protected]