La Ley de Disciplina Financiera (LDF) ha proporcionado a las instituciones financieras del mercado nacional una mayor certeza en cuanto a la transparencia y legitimidad de los procesos de contratación de deuda por parte de las entidades federativas, señala HR Ratings.

En su reporte Resultados de la Ley de Disciplina Financiera sobre la Deuda Bancaria de los Estados, la agencia explica que lo anterior significa un incentivo para que los bancos incluyan más a los gobiernos subnacionales en su cartera y para que éstos tengan una herramienta importante para obtener términos y condiciones más competitivas que en el pasado.

“La implementación de la Ley de Disciplina Financiera ha generado resultados positivos respecto a la facilidad que tienen las entidades (estados y municipios) para acceder a mejores condiciones de financiamiento. Esto se debe a que la LDF estableció nuevas reglas que propician mecanismos de contratación de deuda más competitivos, a través de procesos de licitación abiertos y públicos. Estos procesos de licitación ayudan a determinar, empleando criterios homogéneos, las propuestas que ofrecen las mejores condiciones financieras”, se lee en el documento.

La agencia indica que ha observado mejores ofertas por parte de las instituciones bancarias hacia las entidades, ofreciendo niveles de sobretasas promedio ponderadas inferiores a las históricamente registradas y, por lo tanto, generando un menor costo financiero esperado de la deuda subnacional.

La firma define el costo financiero como la sobretasa o margen aplicable que se adiciona a la tasa de interés de referencia para el cálculo de los intereses ordinarios de la deuda.

Factores

“A raíz de la entrada en vigor de la LDF se ha observado una reducción en el costo financiero en el que incurren las entidades al momento de contratar nueva deuda bancaria o en procesos de refinanciamiento o reestructura de su deuda. Esto como consecuencia de menores sobretasas a las que han contratado los financiamientos”, indica la agencia.

Ejemplifica con el estado de Veracruz, el cual antes de su reestructura tenía una sobretasa promedio de 2.52%, mientras que actualmente está en un nivel promedio de 1.13 por ciento.

Añade que los estados y municipios han optado por diferentes esquemas para contratar deuda, aunque se manifiesta un factor común en los diferentes mecanismos: los recursos asignados al pago de los financiamientos se encuentran aislados mediante un Fideicomiso Irrevocable de Pago, situación que HR Ratings considera que es el factor clave para que las estructuras cuenten con una solidez financiera y puedan cumplir con sus obligaciones de pago en tiempo y forma.

Competencia

La calificadora expone que la LDF abrió la competencia entre las instituciones bancarias debido a que una de las condiciones para que las entidades acepten sus propuestas es que los bancos ofrezcan un menor costo financiero.

“Por otro lado, al ser un proceso público, la autenticidad y legitimidad del proceso están garantizados”, indica la agencia.

“Asimismo, las instituciones financieras han otorgado mayores plazos de vencimiento para el pago de los financiamientos, lo que pudiera reflejarse en mejores métricas de liquidez de la entidad para enfrentar otros pasivos adquiridos”, acentúa.

estados@eleconomista.mx