Guadalajara, Jal. Con una inversión de 20 millones de pesos en un programa tecnológico, Jalisco proyecta reducir la pobreza alimentaria en el estado, mejorando el aprovechamiento, conservación y manejo de los alimentos.

El proyecto forma parte de las medidas del gobierno estatal para mitigar los efectos del gasolinazo en la población que vive en pobreza extrema, y lo aplicará en coordinación con el Banco Diocesano de Alimentos, informó el titular de la Secretaría de Innovación, Ciencia y Tecnología (Sicyt), Jaime Reyes Robles.

Toda persona que esté en pobreza alimentaria tiene que salir, por sus propios medios, en un tiempo definido. Lo que estamos haciendo es tener un tiempo razonable para ayudar a las personas que amanecieron, más de un millón de personas jaliscienses, sin saber si van a comer. No podemos quedarnos con los brazos cruzados , afirmó el funcionario estatal.

A través del Modelo Logístico para el Aprovechamiento, Conservación y Manejo Tecnificado de Alimentos desarrollado por el Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Occidente, el Tec de Monterrey y el Centro de Investigación y Asistencia en Tecnología y Diseño del Estado de Jalisco, se proyecta facilitar la donación de alimentos tanto de empresas como de productores y mejorar la logística de recolección y distribución.

El proyecto piloto contará con una bolsa de 20 millones de pesos del Fondo Mixto del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt).

Además de mejorar la logística, el proyecto consiste en alargar la vida de anaquel de los alimentos que se obtienen en donación, explicó el titular de Sicyt.

Aprovechamos para hacer un llamado a toda la sociedad y que no solamente se done desperdicio sino que se done alimento nuevo .

promo@eleconomista.com.mx